¡Descubre los mas intimos secretos! y cuentanos el tuyo.
Destapa toda tu curiosidad y revela anonimamente tus secretos mas intimos, comparte con otras personas de tus mismos gustos

Resultados para "incesto"


1207

Tengo 34 años y me gusta mi hermana

Publicado por , Filtros: 31 - 35 años - Chile - Hombre

Me gustan las colegialas de preferencia morenas de cabello largo y delgadas, el punto está en que mi hermana es así y me excito mirándola, a todas horas tengo fantasías con ella, esto se lo he contado a algunas pololas y ellas también se excitan cuando lo conversamos y en la cama siempre me dicen “hermanito” mientras lo hacemos y sobre todo mientras me lo chupan.

Hace casi 2 años, estuve saliendo con una niña muy parecida a mi hermana y cuando mi hermana no estaba en la casa, iba y sacaba sus calzones y los chupaba junto con esta chica, luego ella se los ponía y hacíamos como que era mi hermana y nos dábamos con todo en la cama.

Anoche mi hermana llegó un poco tarde y fue a mi habitación a pedirme un dvd porque no tenía sueño y la note extraña, cuando me empezó a conversar la note lenta y me di cuenta que estaba bien tomada, le pregunte si se sentía bien y me dijo que sí, pero algo mareada por un trago que se tomo, cogió el dvd y se fue.

Al rato después fui a ver si estaba bien y la vi acostada con la mitad de la ropa sobre la cama viendo la tele, le pregunte si quería algo y me dijo que un café para ver si se le pasaba el malestar así que se lo prepare y fui a dejárselo, en eso ella se puso a preguntarme, cosas sobre como estaba, etc., luego  llegamos al tema, de que si yo la encontraba atractiva , de ahí me di cuenta que había tenido un lió con un tipo y una amiga  pero mientras conversábamos, no podía dejar de ver sus piernas y sus calzones que algo se le veían debajo de la falda.

Me pase como 2 horas conversando y me dio sueño así que le dije que me iría a dormir, y cuando me fui a despedir de ella, la abrase para darle un beso y no pude resistirme a su aroma, a su piel, a esos enormes ojos verdes que ella tiene, me quede paralizado mirándola a los ojos, le di un beso en la boca, debe haber durado unos 10 segundos, ella me miro y me empujo hacia atrás pero sin fuerza, yo le pedí perdón y me fui, entre en mi habitación,  me acosté y empecé a masturbarme para que se me pasara la calentura.

No podía quitarme su sabor de la boca  la deseaba más que a nada que conociera en la vida, estaba en eso cuando ella entro de golpe en mi habitación y me vio así  masturbándome diciendo su nombre, me miró y cerró la puerta.

Hoy en la mañana ella despertó súper cansada, pero en la cocina, me dijo que ella entendía todo el rollo de las películas porno de ahora, del incesto y todo pero me pregunto que si yo estaba caliente con ella, no supe que decirle  le dije que era inevitable sentirse atraído por ella  porque sabía que era muy linda y sexy a lo que solo me dijo: “ajá”, tomó  un vaso de yogurt y se fue a su habitación.

De ahí se ducho y se fue. Ahora no se qué hacer  estaba en su habitación oliendo su ropa, su pijama que dejo sobre la cama y no tengo la menor idea de que hacer esta noche cuando llegue y lo peor es que también llegan mis padres, yo la adoro ojala no fuera mi hermana.

No sé si alguien pueda entender lo que es tener una hermana así de simpática, sexy, sensual, cariñosa, joven de cuerpo perfecto (90-60-90) y ojos grandes, que de vez en cuando la veo pasar en calzones desde el baño a su cuarto con su cabello mojado y diciéndome “hola”.

Daría mi vida por conocer a otra chica así, pero no hay y ese es el problema, es  perfecta, es única y lo malo es que es mi hermana.

 

Dag

 


1134

Me enamoré de mi hermana

Publicado por , Filtros: 26 - 30 años - Argentina - Hombre

Cometí incesto, necesito desahogarme, contárselo a alguien.

Yo estoy viviendo en Rio de Janeiro por razones de trabajo, tengo 28 anos y mi hermana tiene 19, somos de la capital de Argentina.

Mi hermana menor queria venir a pasear a Brasil y yo le ofreci el apartamento para quedarse para que no gastara en hotel. Lo que pasó es que la primera noche que llegó estábamos en el living, contandonos la vida y tomando una botella de vino; superdivertidos y contentos de vernos de nuevo y ella estaba conmigo recostada en el sofa, al lado mio, con su cabecita sobre mi costado, hablandome de un chico que habia conocido en la Universidad y al oirla hablarme del chico a mi como que me dieron celos, no se como explicarlo, no fueron celos exactamente, fue como pena porque recuerdo que pensé “ese desgraciado con suerte le va a comer esa boquita hermosa que tiene mi hermanita”.

Yo no sé por qué pasó, no se si sera que hacía dos anios que no nos veiamos o el hecho de que habíamos bebido vino o que nos habiamos contado intimidades, pero comence a acariciarle el pelo, como cuando tu mama te hace mimos mientras te escucha hablar, y entonces tuve el impulso de besarla, un impulso muy, muy fuerte, y entonces lo hice, le di un beso en la boca, ahí empezó todo.

Lo extrano es que ella no me rechazó, yo pensaba que se lo iba a tomar como un mimo, pero en realidad me correspondio, acabó de ponerse debajo de mi y nos empezamos a besar con mucha mas pasion, como si fuese algo que ella siempre había querido hacer, tuve una erección y despues de eso comence a acariciarla en todo el cuerpo, tambien en la entrepierna, una cosa llevo a la otra y finalmente tuvimos relaciones sexuales, la verdad sea dicha, no se si será por aquello de lo prohibido o por el tabu del incesto, pero lo disfruté mucho, ella es muy bonita, rostro angelical, rubia, cabello largo, huele de maravilla y tiene el cuerpo de una diosa, es atletica, pechos firmes, cintura estrecha, cola firme y esta el hecho de que es muy joven.

Despues que nos acabamos nos quedamos juntos sin saber que decir, solo cosas como “y ahora que vamos a hacer con esto” y cosas por el estilo, pero la verdad despues de un rato ella me pregunto “¿te gustó?” y yo le dije la verdad, que sí, que me gustó mucho y lo volvimos a hacer, dormimos juntos en la misma cama desde esa noche.

El asunto que me asusta es que desde ese dia lo hemos vuelto a hacer todos los dias, pienso en ella todo el tiempo y a cada rato me gusta más y tengo miedo del día que tenga que volver a Argentina y ya no la pueda ver.

Se que es mi hermana de sangre y se tambien que se supone que no debería gustarme, que me debería provocar rechazo la idea de tocarla o besarla, sé que estamos cometiendo incesto y está mal, pero me pasa todo lo contrario, ella me gusta y la verdad es que la deseo muy intensamente en términos sexuales, el sexo con ella es muy bueno, muy suave, muy dulce, me pone a mil oírla gemir o decirme cosas como “me estas montando bien rico, soy tu hermana y me estas cogiendo bien duro, ¿te gusta mi cuerpo?”, de hecho me excita más que con otras mujeres, es como probar algo prohibido, me desinhibo mucho más con ella que con mi novia.

Asustado


663

Nuestra vida de primos novios

Publicado por , Filtros: 46 - 50 años - España - Hombre

Cuando era pequeño nos trasladábamos al pueblo de mi madre a veranear, en casa de mi tío que tenía tierras y cuidaba animales en su casa.

Mi prima era mi compañía y allí nació una experiencia inolvidable, teníamos doce años y jugábamos juntos. Nuestras correrías nos hacían llegar a cualquier rincón.

Yo no había despertado al sexo y ella en cambio ya era mujer, su primera regla y sus tetitas entonces suscitaron mi atención. Nuestras manos a menudo se juntaban para correr y empecé a notar en el contacto, algo que me gustaba, nos habíamos criado en los veranos siempre juntos y ahora los dos éramos un poco más que amigos.

Las confidencias que me contaba de su desarrollo físico acrecentaron mi interés por su cuerpo. Ya no era ella mi prima con la que jugaba sino que mis ojos la veían de forma libidinosa.

Aprovechaba para observarla a escondidas y notaba que mis atributos sexuales tenían excitación. La última semana del verano antes de regresar le conté mi excitación con ella y ella también se confesó: Decidimos mostrar nuestros cuerpos para conocer y ver lo que en ellos se desarrollaba.

De esta forma un día ella se despojó la ropa y pude contemplar sus dos tetas bien formadas y su coño peludo. Me dejó tocar las tetas y chupar. En cuanto al coño mi interés fue el acercarme y oler, aquel olor no era agradable pero su estudio me sedujo, tomó mi mano y la puso encima y acaricié aquellos pelos y su cuerpo se estremeció. Su candor hizo una confesión inusual. Sus caricias le habían llevado a explorar aquella parte y me mostró que allí en su parte alta tenía una zona que le excitaba más.

Quise conocer lo que decía y con mis dedos exploré, su respiración se hizo fatigosa y emitió un gemido, luego plácidamente descansó. Yo la observé mientras mi mano recorría mi miembro. No había tenido ninguna masturbación aunque me frotaba a menudo, con sumo cuidado me pidió ver mi tesoro. Me resistí al principio pero con un beso en la boca me sedujo y me dejé llevar. Sus manos recorrieron mi ropa y poco a poco me desnudó.

Luego tomó la iniciativa de tocar y con las dos manos maniobró hacia arriba y hacia abajo y aquello se desbordó, permanecimos allí al menos dos horas.

Los dos desnudos, no existía peligro de que nos vieran. Nuestros ojos disfrutaron de lo lindo y nuestras manos se entrelazaron al igual que nuestras bocas. Al poco rato noté más carga de sexo dentro de mi y ella agradeció dándome unas friegas de nuevo.

La tarde caía y volvimos con los mayores. Nos preguntaron por nuestras andanzas porque no nos encontraban. Aún tuvimos dos días para como dos enamorados darnos besos y placer.

El siguiente verano no fue igual. Nuestras conversaciones y nuestros fantasmas personales nos llevaron a contar nuestras nuevas amistades y coincidimos ambos que aquella experiencia había sido buena para conocer nuestros cuerpos pero que no debíamos seguir.

Mi interés por ella no decayó y le confesé que cuando pensaba en ella me tocaba. Aún jugamos a escondidas de nuestros padres y saboreamos besos apasionados. Ahora con los años, nos miramos, sonreímos y compartimos nuestro secreto.

Yo le pellizco alguna vez el culo y ella se toca las tetas para que recuerde aquellos tocamientos. No me importaría saborear su boca pero ahora los juegos ya no serían lo mismo. El fantasma del incesto es demasiado fuerte para dejarnos llevar por la osadía.

albores