¡Descubre los mas intimos secretos! y cuentanos el tuyo.
Destapa toda tu curiosidad y revela anonimamente tus secretos mas intimos, comparte con otras personas de tus mismos gustos

740

Fantasías animadas de ayer y hoy: “Le di un orgasmo de 3 minutos y ahora no me pesca”

Publicado por , Filtros: 15 - 17 años - Argentina - Hombre

Videos Secretos Videos Secretos Videos Secretos Videos Secretos

Hacía un tiempo que me gustaba una de mis amigas, es bien tetona y culona, me la quería culear.
El día de la fiesta de graduación la invité, la llevé a mi casa, estábamos solos, me preguntó si se podía bañar y le dije que sí, ella de repente da un grito, yo voy a ver que sucedía  cuando de pronto cerró la puerta y me quito la ropa, me lo empezó a chupar y me pidió que se la chupara también,  lo hice, luego sus tetas y por ultimo sexo anal.

Estuvo tan rico, hicimos 10 poses y ella tuvo un orgasmo como de 3 minutos. Ahora no me pesca.

 

Fmarquisroyu


598

Ahogada en la angustia

Publicado por , Filtros: 10 - 14 años - Colombia - Mujer

Videos Secretos Videos Secretos Videos Secretos Videos Secretos

Es estar, pero no estar a la vez.

Respiro pero la sensación de ahogo no me abandona. Sonrío, pero nada. Que me dejen en paz, pero que alguien que esté allí. Las voces no callan y cada día la ansiedad me domina más y más.

Siento que quiero desaparecer, dejar de sentirme así sólo por un jodido momento. Que la angustia y el odio desapareciesen. Ni psicóloga, ni mi madre, ni doctores, ni nadie. A pesar de que hable, al final la única que sabe lo rota que me encuentro soy yo.

Jamás imaginé que sería la chica que no se soporta, la chica acomplejada que vomita su comida, la chica que odia cada milímetro de lo que es, aquella chica que se auto lesiona.

Y estoy cansada. En ruinas. ¿Suicidio? Muy cobarde para llevarlo a cabo. Muy estúpida por conservar muy en el fondo aquella esperanza de encontrar aquella persona que me salve de mí.

 

Winter.


699

Desde niño me gusta vestirme de mujer

Publicado por , Filtros: 18 - 20 años - Hombre - México

Videos Secretos Videos Secretos Videos Secretos Videos Secretos

Desde que era niño me gustaba vestirme de mujer: todo inició desde que me quedaba solo en casa y un día empecé a registrar los cajones de mi mamá, me excitaba ver su ropa así que me la ponía y me masturbaba vestido de mujer, poco a poco mi obsesión con vestirme de mujer fue yendo más lejos. Ahora me gustaría que una orgía de hombres me hiciera suyo,  me penetraran y eyacularan sobre mí. En mi trabajo me dicen que si me gusta comer verga y me dicen -“pues comete esta”- y yo con ganas de decirle sácala toda papi, también me excito con las mujeres y sí, me las follaría.

Es por eso que estoy confundido me excitan las mujeres mucho pero más me excita lo primero que les conté me gustaría salir a la calle vestido de mujer pero sería suicidio es por eso que no soy feliz, me gustaría tener un amigo gay que me apoyara los chavos gay son muy buena onda.

Tímido


1108

Quiero tener relaciones sexuales

Publicado por , Filtros: 10 - 14 años - Chile - Hombre

Videos Secretos Videos Secretos Videos Secretos Videos Secretos

Soy un niño de 12 años que tiene ganas de tener sexo, de besar a alguien. He pololeado una vez, pero no he besado a nadie en mi vida. Me siento solo y quisiera follarme a mi prima aunque no esté buena. Con tal de follar y quitarme esto. Nunca me he masturbado y no me gustaría hacerlo. Quiero tener Sexo a como de lugar.

¿Qué puedo hacer? ¿Le pido a mi prima hacer eso?

 

Elniño


842

Me gustaría probar el sexo con un travestí

Publicado por , Filtros: 31 - 35 años - Chile - Hombre

Videos Secretos Videos Secretos Videos Secretos Videos Secretos

Soy casado hace años, no tengo problema con mi mujer en la cama, pero desde hace un tiempo me empecé a poner ropa de mujer  y me excité mucho, empecé a ver vídeos de travestís, me calentaba mucho y me sigue pasando, por eso me gustaría probar el sexo con un travestí.

Si hay alguien que me pueda ayudar a cumplir mi fantasía, respóndame por este mismo espacio desde ya muchas gracias, te espero con ansias.

Angelaase


667

Me gustaba mi profesora

Publicado por , Filtros: 15 - 17 años - España - Hombre

Videos Secretos Videos Secretos Videos Secretos Videos Secretos

Mi secreto es que cuando estaba en la escuela, me gustaba mi profesora de Educación Plástica. En ese entonces yo tenía 14 años, ella tendría 25.Esto ocurrió en 2010. Al principio ni me fijé en ella, pero conforme pasaba el tiempo me empezó a gustar. Sobre todo me gustaba su culo, ya que tenía un culo mucho mejor que el de las chicas de mi clase. No tenía mucho pecho, pero su cara le compensaba ya que era muy guapa. Como en ese entonces yo tenía 14 años, no le dije ni insinué nada, ahora me arrepiento ya que me hubiese gustado por lo menos haberle robado un beso. Ahora han pasado 3 años y no sé nada de ella.

Alumno


611

Quiero hacerlo con mi novia

Publicado por , Filtros: 18 - 20 años - Hombre - México

Videos Secretos Videos Secretos Videos Secretos Videos Secretos

Mi secreto es que hace unos días, al estar en la sala de la casa de mi novia, nos pusimos calientes y comenzamos a frotar nuestras pelvis de manera que parecía que follábamos con ropa, fue un momento muy excitante, y ahora cada vez que entro a su sala me excito y quiero follarla a pesar de que sus padres estén ahí mismo. Nunca se lo he dicho pero me gustaría también tener sexo con ella en la escuela.

Antonio


1620

Quiero desvirginarme con mi hermanastro pero me da miedo

Publicado por , Filtros: 15 - 17 años - Argentina - Mujer

Videos Secretos Videos Secretos Videos Secretos Videos Secretos

Mi madre me tuvo estando soltera, era la amante de mi padre, un hombre de muy buena situación económica, casado y con 2 hijos un par de años más grandes que yo. Mi madre era hermosa. Falleció de cáncer hace apenas 4 meses y la extraño mucho ya que he vivido junto a ella todo este tiempo y éramos inseparables. Mi amor por ella era tan grande que ahora que la perdí me siento vulnerable y desprotegida. Nuestra situación económica no era muy buena,  apenas podíamos comer todos los días y comprar lo indispensable de ropa y útiles para la escuela, por ello fue que después de su muerte mis abuelos decidieron que lo mejor para mí, sería que me quedara con mi padre, y no con ellos porque sabían muy bien que no podrían encargarse de mí.

A mi padre no lo conozco muy bien, solo sé que es un buen hombre y se preocupa mucho por mí. Cuando mi madre estaba viva, él solía llevarme dinero pero ella a veces no lo aceptaba, siempre tenía su orgullo por delante, decía que podía criarme sola. De todas formas nunca me falto nada.

Solía irme en las vacaciones de verano un par de semanas a la casa de mi padre, recuerdo que desde que era pequeña pasaba las vacaciones junto a él, pero en la temporada escolar no lo veía casi nunca. En vacaciones la pasaba muy bien, siempre me compraban juguetes y me trataban muy bien, solía jugar con mis hermanastros, Sb y T (hermanos gemelos) me he llevado muy bien con ambos desde niños, siempre fueron muy lindos, tienen los mismos ojos verdes grisáceos que yo, ya que los sacamos de nuestro padre, la diferencia es que ellos son rubios y yo soy castaña como mi madre. Sb me cae muy bien, es más, hasta creo que somos algo así como amigos, es muy gracioso, se la pasa haciendo bromas y generalmente está de buen humor. En cambio, su hermano T, es todo lo contrario.

Es “la oveja negra de la familia”. Es malhumorado, casi nunca me habla, incluso no sé ni siquiera si le habla a los demás. A veces es muy agresivo con Sb y le grita todo el tiempo, hace unos años atrás solía pelearme todo el tiempo con él, hasta recuerdo que una de esas vacaciones, habré tenido unos 7 u 8 años, le tiré un balde de pintura en la cabeza, se enojaron mucho conmigo porque no se la podían sacar ni con queroseno. Pobre, no recuerdo mucho pero seguramente quedo todo colorado y con un olor asqueroso. Hacía ya 3 años que no iba a quedarme en la casa de papá en las vacaciones porque mi mamá y él estaban peleados, y luego de su fallecimiento cuando le dieron finalmente la tutela a mi padre, tuve que mudarme a vivir con él.

Cuando llegué a mi nueva casa, mi padre con mi madrastra me ayudaron a subir las maletas y me mostraron mi nuevo cuarto que estaba casi vacío, solo estaba la cama y un armario. El resto de la tarde me la pasé ordenando la ropa y poniendo algunas cosas personales para sentirme un poco más en casa. Tenía una sensación algo rara, sabía que iba a comenzar una nueva vida e iba a extrañar mucho todo lo que dejaba atrás; mi antigua casa, mis amigos, mi escuela, etc. Me había quedado dormida y cuando me desperté como a las 6 de la tarde, escuche sus voces. Eran mis hermanastros que habían llegado de la escuela, no podía esperar para ir a saludarlos, hacía mucho que no los veía, y ya extrañaba los chistes de Sb.

Cuando bajé me lleve una sorpresa y muy linda. No solo estaban cambiados, sino que habían crecido mucho y eran aún más lindos de lo que los recordaba, vale agregar que aunque son gemelos, son muy diferentes: no les gusta verse igual, Sb tiene el pelo un poco largo y con un jopo, suele hacerse una cola de caballo. A mi madrastra le desagrada tanto que vive pidiéndole que se lo corte. También es un poco flacucho y usa lentes.  T tiene el pelo corto, le gusta hacer deportes y es, a mí gusto, un poco más sexy. No sé si por su forma de vestir, sus gestos, sus actitudes o simplemente porque lo es. No podía despegar mis ojos de T, hace poco que cumplió 18 y le van muy bien.

Tengo una manía, para alguna buena y para otros, no.  Me gusta el sexo y veo videos pornográficos cada vez que puedo. Cuando hago zapping en la TV, no puedo evitar detenerme en en canal Venus. Me gusta mucho masturbarme y lo hago seguido, ¿Será por eso que me excita la idea de que me guste mi hermanastro? Sé que está mal, o por lo menos eso pensaría mi madre, pero tengo muchas ganas de seguir con esto tan lindo que me está pasando, aunque al principio tenía miedo porque en realidad yo soy muy tímida y todavía no he tenido ni un solo novio, me cuesta mucho hacer amigos, imaginen lo que me cuesta encarar a un chico.

El primer mes fue muy normal, ayudé a R con las cosas de la casa y me dediqué a estar en la computadora más de 4 horas por día.  No sé porque pero me excitan mucho los videos de lesbianas aunque yo no sea lesbiana pero ver a dos chicas besarse y tocarse me calienta mucho. En el segundo mes todo comenzó.

Necesitaba masturbarme, así que me encerré en el cuarto y me empecé a tocar, siempre sobre la ropa interior porque me da un poco de miedo meterme los dedos. Estaba en la mejor parte, frotándome con entusiasmo, mientras veía un video muy cachondo de dos chicas que se lamían sus pezones, y fue cuando tuve que detenerme porque escuché unos ruidos en el pasillo. No me pareció raro ya que eran como las 11 de la noche y hacía poco que habíamos terminado de comer, R estaba lavando los platos, mi papá y los chicos viendo la tele, y fácilmente cualquiera de ellos podría haber subido a su cuarto a dormir, pero para asegurarme de que nadie entrara me asome a la puerta y vi la luz del cuarto de T prendida, me metí de nuevo a habitación y seguí con lo mío. Esta vez lo hice con muchas más ganas sabiendo que él estaba cerca en su cuarto seguramente en ropa interior a punto de dormirse. Cuando terminé me fui a bañar para dormir más tranquila y fresquita ya que es verano y hacía un calor tremendo. Me saqué la ropa y me envolví en un toallón, me fui al baño y cuando entré, estaba T cepillándose los dientes, le dije  “Ay, perdón, pensé que no había nadie”. Terminó de cepillarse, se enjuagó la boca y me dijo: -No, está bien, quédate, yo ya salgo. Noté como me miraba algo raro. Al principio me sentí un poco incómoda pero luego le vi algo cachondo y me excitó mucho. Aunque no estaba muy segura de que esa mirada significara lo que yo estaba pensando, traté de que no se notaran mucho mis ganas de comérmelo a besos. Luego de esto, sonrió, me deseo buenas noches y se fue. Esa noche me bañé imaginando que él me espiaba y me masturbe en la ducha pensando en ello. Después de esa noche no podía dejar de pensar en que tal vez sentía la misma atracción por mí que yo por él.

Quería sacarme las dudas si o si. Mientras comíamos, lo miraba disimuladamente por si por las dudas se le ocurría mirarme, me ponía mi ropa más ajustada para ver su reacción, pero nada funcionaba y casi ni me miraba. Tampoco pasaba mucho tiempo en la casa, salía todo el tiempo con sus amigos y volvía tarde.

Ya había perdido las esperanzas y estaba segura de que solo habían sido puras fantasías, cuando el 25 de diciembre por la noche mientras brindábamos por navidad noté que me miraba de nuevo muy “cachondamente”. Esa noche llevaba un escote pronunciado y sus ojos no se quitaban de él, así que nuevamente sentí esa fuerte excitación viendo como mi hermano me miraba tan directamente los pechos sin disimular ni un poco. Esa noche tuve muchos sueños eróticos con él, y ya estaba casi segura de que por lo menos algo de mi le atraía, pero como ya dije anteriormente yo soy muy tímida, otra en mi lugar tal vez lo hubiera encarado, pero aunque me guste insinuarme poniéndome ropa ajustada y provocativa me pongo muy nerviosa cuando estoy a solas con un chico y no sé cómo actuar.

Pasaron varios días, comenzamos un año nuevo y nuevamente había perdido las esperanzas, R me hizo levantar muy temprano para ir a medirme el uniforme del colegio nuevo, el mismo al que va él. Se supone que este año tengo que entrar nueva a ese colegio privado que seguramente está lleno de gente que no me va a gustar conocer.

El uniforme consta de una camisa blanca, una falda a cuadros estilo escocesa, el típico uniforme de los colegios privados, la verdad es que siempre soñé con tener uno así, he tenido muchas fantasías en las que soy una colegiala inocente y me acuesto con mi profesor, así que cuando llegamos a la casa no pude evitar subir corriendo con la bolsa del uniforme, probármelo de nuevo frente al espejo y tocarme un poco. Me acomodaba los pechos, me miraba si la falda me quedaba bien de atrás y me la subía un poco. Fue cuando me di cuenta de que alguien me estaba mirando. -Te queda bien. Me dijo. Estaba apoyado en el marco de la puerta y me miraba otra vez con esa mirada que me volvía loca, T. Me mojé toda cuando se pasó por mi cabeza que tal vez también me vio mientras me cambiaba. - ¿Hace cuanto que estas ahí? ¿No viste nada, no? . Le dije. -Hace un par de minutos, estaba la puerta algo entreabierta y me quedé mirándote ¿Está mal? – No sé, no tiene nada de malo pero podría haber estado sin ropa. ¿Sabías que no se espía los cuartos de las chicas? Lo dije en tono de broma, se rió y se fue.

Pensé que se había enojado por lo que le dije y por un momento me arrepentí de no haber actuado de otra forma diferente. Quería encontrármelo de nuevo, así que salí al pasillo y no lo vi, bajé y no lo vi, pensé que había salido así que subí de nuevo cuando se me ocurrió espiar si estaba en el baño. Me asomé a la puerta y tampoco estaba, el único lugar que me quedaba era su cuarto pero me daba vergüenza entrar porque podía enojarse conmigo o decirme que era una buscadora o algo así, además no tenía ninguna excusa para entrar a buscarlo a su cuarto ni mucho menos, pero decidí arriesgarme, me gustaba mucho y quería hablarle, a ver si tal vez me animaba a decirle lo que sentía. Abrí la puerta y me asomé lentamente. Vaya sorpresa me llevé cuando lo vi arrodillado sobre la cama, medio desnudo, sin remera, y metiendo su mano por debajo de sus pantalones, cuando me vio no se preocupo mucho pero dejo de hacerlo. Me dio mucha vergüenza la situación y seguramente se me noto mucho porque me preguntó si me sentía bien y yo le dije: -Sí. Perdón por entrar sin golpear, te estaba buscando porque quería hablar con vos. Pero te interrumpí, estabas en algo. Perdón, en serio perdón- le dije muy nerviosa. No sabía qué hacer, si irme o quedarme, si decirle o no, las manos me sudaban y estaba re-nerviosa. -Está bien, no te hagas problema, ¿Qué nunca has visto a un hombre haciéndose la paja?- me dijo. -No. Digo, no en persona. Pero si querés me voy, no te quiero molestar.-le respondí. -No, mejor quédate y contame lo que me tenías que decir. -No era nada importante, mejor me voy y después hablamos. Me fui apurada y me encerré en mi cuarto.

Después de un rato, mi madrastra me llamo a almorzar, le dije que estaba descompuesta que no tenía hambre y me quede hablando con ella. C, mi amiga, me dijo que era una tonta, que no fuera tan “cagona”, que me dejara llevar, y que si lo que me detenía era que somos medios hermanos que no importaba, que era algo normal y que en casi todas las familias pasaban casos similares pero no se daban a conocer, que buscara en internet y que leyera relatos. Entonces busque y comencé a leer diferentes relatos de incesto y algunos eran muy calientes, eso fue lo que me hizo dar más ganas de seguir con esto, entonces me decidí y lo fui a buscar para hablar.

Cuando bajé vi a Sb con su notebook jugando a un juego online. Le pregunté donde estaba T pero ni me contestó porque estaba muy concentrado, solo hizo un gesto con la cabeza señalando al patio. Eran como las 3 de la tarde y el sol estaba muy fuerte, igual que él.

Estaba sentado mojándose los pies en la piscina, sin ramera. Me acerqué y le pregunté si podíamos hablar, me dijo que me sentara a su lado y que le contara. -Mira, es muy complicado lo que te quiero decir. Ni siquiera sé como decírtelo. –le dije. Entonces se empezó a reír sarcásticamente y me dijo : -¿Y es por eso que me estuviste evitando y no quisiste bajar a almorzar? Seguramente te incomodó mucho pensar que yo me estaba masturbando porque me calentó verte como te tocabas frente al espejo-. Cuando dijo esto casi me muero, me había dejado sin palabras no sabía que decirle o que hacer. Y como soy tan tonta, No le dije nada. Solo quería que me tragara la tierra. Se me acerco y me dijo al odio “Vos me gustas”. Yo seguía callada, todavía no sabía si me estaba hablando en serio.

Me agarró la cara y me acercó a él para darme un beso. Primero me besó lento, luego metió su lengua en mi boca y la recorrió centímetro a centímetro. Yo solo seguí el beso, era la primera vez que besaba a un chico y no sabía cómo hacerlo pero me dejé llevar por él y de a poco también metí mi lengua en su boca. Sentí mi respiración agitada y sentía como mi vagina comenzaba a mojarse, me calentaba mucho solo pensar que cualquiera podría vernos ahí besándonos, luego  de besarme y esta vez fui yo la que hablo, ya no tenía dudas, ese beso me lo había dicho todo. -Vos también me gustas mucho, solo que no sabía cómo decírtelo. -Ya lo sé, me di cuenta, pero me gusta eso de vos, que seas tan… Se quedó un rato en silencio y eso me puso nerviosa.- Inocente-. Dijo finalmente. -No soy inocente, nada inocente, solo soy un poco tímida e insegura.  -Sos virgen todavía, ¿no?, ¿O me equivoco? -Sí, pero ya quiero dejar de serlo. Hace mucho tiempo que deseo tener sexo, ya no es tan placentero masturbarme. -Yo te puedo enseñar algunas cosas si querés, pero no te preocupes que no voy a ir muy rápido, te voy a esperar, podemos ir de a poco. Le dije que sé, que me parecía muy buena idea y luego nos metimos a la casa a seguir con la rutina normalmente, pasamos varios días sin tocar el tema y comportándonos normalmente.

Hace un poco más de una semana, justamente el sábado pasado, yo estaba escuchando música en mi cuarto, ya que casi nunca salgo de acá. Eran las 5 de la tarde y él entré de repente sonriendo. -A que no adivinas-. Me dijo. -¿Qué? ¿Qué cosa?. -Estamos solos, mis viejos salieron al centro y nuestro hermano se fue a la casa de un amigo- . Dijo sin borrar la sonrisa de su boca. -Que bien. Le dije. Y entonces se sentó junto a mí en la cama y me dijo mientras me miraba cachondamente. -En serio que he estado esperando esta oportunidad hace tiempo, no sabes las ganas que tengo pendeja, pero quería que estuviéramos solos para poder hacerlo más tranquilos-. Cuando me dijo eso, me puse de nuevo muy nerviosa aunque me moje mucho, no estaba lista aún para que me quitara mi virginidad pero tengo que admitir que me encantaría. -Pero yo todavía no se si quiero hacerlo-. Le dije. -No, solo vamos a jugar un poco, te dije que íbamos a ir despacio, vení-.

Me hizo señas para que me acercara a él, entonces yo me acerqué y nos besamos de nuevo solo que esta vez me empujó hacia atrás y se tiró sobre mí. Me empezó a besar el cuello y a meter su mano por debajo de mi remera, me acariciaba de tal forma que hacía que me estremeciera, jamás un hombre me había tocado, él era el primero y sus manos me recorrían todo el cuerpo, su lengua lamia mi cuello, le quité su remera para poder acariciarlo también, toque su pecho, sus abdominales y su espalda, luego volvió a besarme en la boca y comenzó a quitarme mi remera, yo misma me quité el short y me quedé en ropa interior para él. Sentía como su bulto se endurecía cada vez mas entre su pantalón y entonces me anime a bajar mis manos hacia su miembro y metí una de ellas por dentro de su pantalón, comencé a tocarlo por fuera de su bóxer y el comenzó a soltar unos gemidos tan sexys que me pusieron a mil. Nunca había escuchado gemir a un hombre de placer gracias a mí. Metí mi mano por dentro de su bóxer y comencé a masturbarlo, estaba muy duro y era muy grande y grueso, no lo veía pero lo sentía.

Desprendió mi brasier y comenzó a tocarme los pechos. Los lamía uno a uno y con su lengua hacía círculos alrededor de mis pezones que en ese momento estaban duros y parados por la excitación. No paraba de lamerlos y de vez en cuando los mordía provocando que me excitara mucho y me mojara cada vez más y más. Solté su miembro y le saqué el pantalón, él se arrodillo frente a mí y me dijo que si se lo quería chupar, yo nunca antes lo había hecho pero había visto videos y sabía cómo hacerlo solo me faltaba ponerlo en práctica así que afirmé con la cabeza y él lo saco, lo puso frente a mí. Estaba tan duro, tan grande y jugoso que quería comérmelo a bocados. Lo metí a mi boca con desesperación y lo comencé a succionar con rapidez, el gemía muy rico y me había tomado del cabello, me pedía que no parara, que lo estaba haciendo bien. Yo lo metía y lo sacaba de mi boca, jugaba con mi lengua y lo apretaba fuerte, quería que entrara entero en mi boca pero no podía ni siquiera llegar hasta la mitad, quería que acabara en mi boca, quería tragarme toda su lechita, pero él me empujo hacia atrás fuertemente y se tiro sobre mí.

Por un momento pensé que me iba a penetrar entonces cerré mis ojos fuertemente, pero no lo hizo, solo me besó muy apasionadamente y me dijo al oído “Ahora te toca” . Continuó besándome pero esta vez bajó una de sus manos a mi sexo y comenzó a acariciarme, sus dedos me frotaban muy duro y rápido y yo estaba tan mojada que se resbalaban fácilmente haciendo que fueran aún más rápido. Comencé a sentir cosas inexplicables, sensaciones nuevas, no era lo mismo que cuando yo me tocaba por encima de la ropa, además sus manos eran más grandes y más fuertes. Y, por dios que sabía usarlas muy bien. Luego de escuchar que mis gemidos era cada vez más fuertes bajó rápidamente y me comenzó a lamer de una forma muy deliciosa. Parecía que quería comerse mi conchita así de la misma manera en que yo me quería comer su rico pene, entonces comencé a temblar y me agarre de las sabanas, era una sensación hermosa, fantástica. Sentía que su lengua se movía muy rápido, cada vez más rápido, que su saliva se mezclaba con mis jugos y me succionaba al mismo tiempo que yo me retorcía de placer. No pude evitar soltar un gemido muy fuerte mientras arqueaba mi espalda, me elevaba un poco y llegaba al orgasmo. Luego de unos segundos sentí un estallido de placer que me hizo retorcerme aún más y dejó mi conchita latiendo fuertemente por un largo rato.

Subió de nuevo y me sonrió. Luego caí a la cama rendida y mi respiración estaba muy agitada, él se quedó sobre mí sostenido por sus brazos y me beso lentamente mientras mi respiración se normalizaba. Luego se paró junto a la cama y yo me senté en la orilla a terminar con lo que había empezado para que luego acabara con un gemido de placer y su tibio liquido en mi boca que luego de saborearlo trague todo lo posible y lo otro callo chorreando de mi boca.

A los pocos minutos de habernos vestido llegó Sb con un amigo y T bajó a saludarlo, yo me fui a bañar para sacarme la calentura que me había quedado y luego bajé a ver una película con los chicos, durante la película él me tomo de la mano, pero yo lo solté porque estaban los chicos, además lo que menos quiero es sentir algo por él.

El sexo es una cosa pero no quiero sentir amor, aunque me va a ser difícil porque siento que es muy especial, creo que detrás de toda ese frialdad hay un chico muy tierno, lo noto por cómo me trata. Además de mirarme con deseo, a veces me mira con ternura y eso me hace pensar de dos formas: O solo quiere sexo e intenta convencerme de que me entregue fácilmente, o verdaderamente siente algo más por mí. No niego que tengo muchas ganas de que me penetre y me llene de su leche, de cabalgar sobre él y de que me agarre contra la pared de que me lo haga salvajemente y me deje sin aire, pero a la vez tengo miedo y no sé qué hacer. ¿Continúo con esto y dejo que me desvirgue o termino con todo?

Tu hermanita