¡Descubre los mas intimos secretos! y cuentanos el tuyo.
Destapa toda tu curiosidad y revela anonimamente tus secretos mas intimos, comparte con otras personas de tus mismos gustos

159006

Tuve mi primera vez con mi abuela a los 14 años

Publicado por , Filtros: 21 - 25 años - Argentina - Hombre

Soy un joven de 22 años, y tuve la experiencia de haber debutado sexualmente a los 14 años con mi abuela, (madre de mi progenitora).

Todo empezó en casa, cuando mis padres se habían ido a una fiesta de casamiento y mi abuela vino a quedarse un fin de semana en casa. En ese momento vivía siempre excitado, me gustaba oler la prendas intimas de mi madre para masturbarme.

Esa noche aproveché que mamá se había bañado y dejó en el canasto de la ropa para lavar, su bombacha y sus medias, me fui a mi cuarto y empecé mi exquisito ritual sin darme cuenta que dejé la puerta entreabierta. Mi abuela supuestamente estaba mirando televisión, cuando acabé, sentí que alguien estaba mirando, así paso todo por esa noche.

Mi abuela es una mujer de gran porte con muy buenas tetas y hermosas piernas, en ese momento ella tenía 59 años, vivía con mi tia soltera fuera de la ciudad.

En una oportunidad, en las vacaciones de invierno me agradó ir a la casa de ellos, tenían una hermosa casaquinta, mis abuelos estaban muy contentos que los haya ido a visitar y a pasar unos días con ellos.

Mi abuelo trabajaba de noche en una fábrica de sereno, mi abuela se desesperaba para atenderme de lo mejor, noté que había cambiado algo en ella, en especial su forma de vestir y arreglarse, empezó a usar faldas y se ponía medias de seda, a mi eso me gustaba mucho, sentía que había algo que la hizo cambiar de look.

Por la tarde cuando ella estaba durmiendo la siesta con mi abuelo fui a urgar si en el canasto de la ropa sucia encontraba algo para mi ritual, y encontré unas medias negras transparentes que me fascinaron, eran de mi tía, y empecé a masturbarme con mucho gusto. Cuando terminé fui a dejar las prendas nuevamente en el canasto y mi abuela me vio poniéndolas dentro pero no dijo nada.

Por la tarde mi abuelo se iba para el trabajo y ella aprovechó en bañarse y ponerse linda, mientras ella estaba en la cocina preparando la cena me gustaba verla de atrás, tenía un hermoso culo y sus piernas lucían de fiesta, con medias negras transparentes. Terminamos de cenar y esa noche ella me dijo que se iba a acostar temprano y que si yo quería podía dormir con ella hasta que llegara el abuelo por la mañana. Yo estaba muy nervioso a semejante invitación y le dije que iba a acostarme más tarde, me acuerdo que hacía mucho frío y después de ver tele me fui a acostar.

Cuando entre a su cama, la vi que estaba de espalda durmiendo dándome su hermosa cola, me puse en posición para apoyarla un poco, sentí que tenia las medias puestas,  ella en un momento me cruzó las piernas con las mías, acomodándose ella para que la pueda sentir bien, Bajé muy despacio mis calzoncillos para poder tener contacto con su piel, yo estaba que explotaba, sentía la hendidura de su culo, y empecé a hacer movimientos para sentirla más, estuve un buen tiempo así, hasta que estallé y acabé en sus cantos, yo me quería matar, no pude frenarme, instintivamente me hice el dormido y como al rato vi como ella prendió la luz de su mesa , se levantó y fue a baño, sentí que se lavaba y cuando volvió, limpió la cama de mi semen y se acostó de nuevo, esa noche no pude dormir hasta que vino mi abuelo.

Estuve como un zombie todo el día, y mi abuela me trajo el desayuno a mi cama pero no dijo nada de nada de lo que había sucedido la noche anterior, se la notaba muy contenta, cuando me levanté lo primero que hice fue ir al baño y encontré las medias de ella colgadas en donde se pone el toallón da baño, no pude aguantar esas medias tan lindas y empecé a masturbarme como nunca, lo hice con muchas ganas y sentí que ella estaba escuchando detrás de la puerta como acababa.

En la segunda noche que me acosté con ella, ya habíamos los dos roto el hielo, me pidió nuevamente que me acostara con ella hasta que el abuelo viniera y fui más tarde, ella estaba ahí esperándome ya entredormida, no tenía las medias puestas pero tampoco tenía la bombacha puesta, me dejó agarrarla fuerte de atrás mientras me ayudó para que la penetre en su vagina, lo hicimos muchas veces, casi duró esto 3 años hasta que falleció de un infarto, su corazón estaba muy delicado y sufría por eso. Iba casi todos los fines de semana a visitarla, sentí mucho su pérdida, nunca hablamos del tema, nos entendíamos muy bien en la cama, fue mi primera mujer, mi exquisita hembra.

Guardamos muy bien este secreto, nunca llegué a darle un beso en la boca  pero si hacerle sexo vaginal y oral, ella me respondió sin reproches, sé que estuvo muy cómoda conmigo, siempre la recuerdo, fui su nieto mayor, su preferido, me acuerdo que le decía a mi madre o a mi abuelo que fuera a visitarla. Ella tuvo cinco hijos, tres varones y dos mujeres, mi madre es la mayor.

Fue muy linda mi experiencia con ella, sé que fue incesto lo que hicimos, pero también sé que los dos necesitábamos mucho el uno al otro.

Brinco


147458

Emborraché a mi mujer para que otro se la cogiera

Publicado por , Filtros: 36 - 40 años - Chile - Hombre

Seguramente poco aliviará mi culpa descargar mi arrepentimiento aquí. Hay cosas que se hacen y ya no tienen remedio, cosas como esta que no podría contar a nadie jamás, nadie lo iba a entender, ni yo mismo sé como me atrevía a semejante locura.

Bueno, si lo sé. En primer lugar por llevar desde los quince años con mi mujer, diez de novios y casados desde los 25 años, ahora tenemos 38 y una niña de cinco años la que buscábamos un hermanito al empezar el año pasado. Tantos años juntos nos hacen tener cariño, amor y confianza y todo eso, pero también un mal sexo. A todos nos pasa, supongo: por mucho que hagas en la cama, en tantos años se hacen tantas cosas que es difícil que lo mismo te excite de nuevo, y las ideas se acaban y en nuestro caso como en el de muchos matrimonios se acabaron las ideas y el sexo era algo que se hacía una vez por semana, más bien por necesidad que por placer.

Yo calmaba mis ganas de un sexo mejor como muchos, viendo en Internet cosas morbosas que me excitaban y con las que me masturbaba, no entro en detalles si mi mujer estaba igual, o hacia a escondidas lo mismo que yo, son cosas que no se preguntan.

Aquellas cosas nos devolverían el placer en la cama, pero cada vez más morbosas, no se las podía ni contar a mi mujer sabiendo ya sus ideas, algo estrechas en cuanto a juegos peligrosos , y hablo de tan sólo hacerlo en una playa por la noche, cuando éramos novios si, eso de que nos pudieran ver hasta daba morbo, pero de casados y con una niña no se si sentó la cabeza más que yo o era la edad, pero eso le parecía una locura así que no se lo comentaba y lo guardaba para mí, supongo que este era el motivo que me llevaba a aquello .

Y las razonas la verdad es que fueron casuales, todo se juntó y supongo que vi la posibilidad y no me eche atrás , la aproveché y me lancé a la locura de la que ahora me arrepiento .

Pensando en dar un hermanito a nuestra hija ella dejó de tomar la píldora en enero del año pasado para que así se pasaran los efectos y buscar el embarazo en la tranquilidad en verano. Los cinco días de Semana Santa eran una ocasión ideal para empezar.

Fuimos al apartamento de mis suegros que tenían en la costa, cinco días allí solos pues mis suegros no iban, se iban a un pueblo donde tenían una casa y se llevaban a la niña.

El sexo era bueno pues el adosado de dos plantas nos daba esa libertad, abajo estaba todo y arriba sólo una terraza , un baño y nuestra habitación. En la tercera noche solos en la casa, arriba en nuestra habitación, lo estábamos haciendo sin apagar todas las luces y dejando abierta la terraza por el calor. En pleno polvo abrí los ojos cuando justo mi mujer estaba alcanzando el orgasmo y vi en la terraza de la casa pegada a la nuestra al vecino mirando. Por su cara y por como movía su mano, estaba masturbándose. Casi me cortó el orgasmo, y aún sin reaccionar mi mujer, recién alcanzado el placer, buscaba dármelo a mí, de rodillas en la cama. Ella se tumbó, cogió mi pene y me lo empezó a chupar para que gozara con el placer de su boca.

Ella tenía el culo hacia el ventanal, era como una de esas morbosas escenas que imaginaba en la intimidad cuando la falta de sexo me hacía masturbarme y ahora era tan real que aun casi sin creérmela lo iba aceptando y sintiendo morbo por algo real. Alcancé el orgasmo con más placer por aquello. Mientras, mi mujer no se enteraba de nada. Me besó y y me dijo que se iba a dar una ducha. Cuando se fue miré a ese chico allí,  aún sonriendo.

No le había dicho nada a mi mujer, no quería que se enterara porque se moriría de vergüenza, además del miedo de que los vecinos se lo dirían a sus padres.  Salí a la terraza a fumar, cerré el ventanal para que no entrara el humo y vi a aquel vecino, que sonriendo me dijo “menudo polvo te has echado”.

Ese chico, alto y con buen físico, parecía normal, pero en su cabeza algo fallaba. Tendría unos 22 años, y estaba con sus padres. Me felicitó por lo buena que estaba mi mujer, además de hablar con morbo del culo de mi esposa que miró masturbándose. Aún no me creía todo aquello cuando mi pene se movía de nuevo, excitado por cómo me hablaba. Le dije al chico que no importaba que nos viera, ni que la viera a ella, pero que mi mujer no podía enterarse. Dijo que no tenía novia y que la mía estaba buena, añadiendo que le gustaría hacer con ella lo que hice yo. Me preguntó si al día siguiente dejaría todo abierto también. El morbo podía conmigo y le dije que lo intentaría, pero que ella no lo podía ver.

Esa noche me costó pegar un ojo de la excitación que tenía, terminé por levantarme cuando mi esposa dormía y me masturbé en el baño pensando en ella con los ojos vendados y el chico mirándola desnuda. Al día siguiente no pude dejar de pensar en aquello todo el día. Buscaba la manera de volver a tener sexo con todo abierto, algo complicado. Pensaba en esto cuando, paseando con ella, compré un buen vino. Le dije que cocinaría yo, y mientras lo hacía ella se dio un baño de tina. Puse hasta velas en la mesa, le llenaba la copa de vino sin parar viendo que cuanto más tomaba más se animaba.

Después del café nos tomamos una copita de licor, viendo una película, y aprovechando los intermedios para traer más. Ella no bebe tanto, mezclas tampoco, pero le preparé un vodka naranja bien cargado y aunque estaba fuerte lo aceptó. Eran ya las doce y media, yo seguía dándole tragos. Empezó otra película, como si el destino me enviara una ayuda. Una pareja jugaba a algo parecido a una violación, el chico ataba desnuda a la chica a la cama, vendándole los ojos.

Le dije a mi mujer que podíamos hacer algo así de morboso. Como estaba borracha decía que sí. Nos besamos y subimos a la habitación donde las cortinas estaban abiertas y el cristal también.

Apagamos la tele y subimos arriba, a la habitación donde las cortinas aún estaban abiertas y el cristal también, pero ella no se preocupó de eso al besarla y decirle que íbamos a jugar. Ante la cama había un arcón de madera para guardar cosas con madera por arriba, cogí la manta de la cama y la doblé sobre la madera mientras se reía, y la llevé a él subiéndola de rodillas al arcón y apoyándose en la madera de los pies de la cama sacaba el culo para atrás riéndose porque el juego le gustaba.

Ya había pensado qué usar. Las tiras de adorno del armario (trozos de tela negros, ideales para el juego), que cogía y subiéndome a la cama, abría los brazos de mi mujer, que más borracha se dejaba y se reía, y ataba las muñecas con las tiras a cada lado de los pies de la cama, la besaba y me ponía detrás, vendando sus ojos y diciéndole que tenía que imaginar que un ladrón había entrado en casa y tenía que hacer todo lo que dijera, porque ser mejor que eso le haría daño, y riéndose decía que sí.

Vendé sus ojos y detrás la empecé a tocar, mirando para afuera, esperando que el chico otra noche mas estaría. La suerte estaba de mi lado, apoyado en el muro de separación, ya miraba y sonreía, le hacía el gesto de silencio y un gesto con la mano para que se acercara sin hacer ruido, por suerte lo entendió bien y pasó sin hacer ruido, mientras yo tocaba a mi mujer subiendo el camisón que tenía y mostrando su culito al chico que entraba en la habitación pisando con cuidado. Le decía que tenía un bonito culo y se reía al tocarla, notando excitación y placer en su respiración.

Tener al chico mirando me excitaba más y él se acercaba sin cortarse, su cerebro no era normal y con descaro acercaba su mano mirándome sin meter ruido. Él quería tocarla, así que aparté mi mano viendo cómo la suya acariciaba su culo, y en seguida mi mujer soltaba un gemido y me miraba sonriendo, mientras ella ni se enteraba que no era yo. Pero aquello me gustaba, ver cómo otro la tocaba, me excitaba y mi pene subía más, viendo cómo movía su mano con morbo en su cara. Ella gemía y yo ponía la voz a su mano diciéndole si le gustaba, gemía contestando que sí cuando el chico se arrodillaba y ponía su otra mano sobre su culo. Con las dos abrió su rajita y acercó su boca, metiendo su lengua y lamiendo hasta llegar a su vagina, donde metió la lengua entre sus labios vaginales. Mi mujer gemía más, descontrolada por el placer y pidiendo más, y el chico seguía mientras ella gemía llegando al orgasmo más rápido que nunca.

No sabía que era otro, era la borrachera o el juego lo que la excitaba más y llegaba al orgasmo, gimiendo sin parar hasta acabar. Cuando noté que acababa, toqué al chico, quien se separó, mientras le decía si quería otro orgasmo. Respirando fuerte, mi mujer contestaba que sí, apoyada en la madera, y yo tiraba de la camiseta del chico hacia arriba. Entendió que se desnudara, pues yo sólo tenía la parte de abajo, y aunque de eso no dije nada, él se quitó la camiseta, las zapatillas y el pantalón de bañador que llevaba. Desnudo, mirando aquello me quedé impresionado. El chico era alto, pero su pene en proporción no era más grande por eso, no sé por qué, pero además de tenerla más gorda, era más larga. Algo excitada, colgaba como una morcilla, siendo aún así más morboso todo ante mí. Se iba a la cama y yo le decía a mi mujer que ahora me tocaba a mí. Atada, sin ver nada y sin imaginar lo que hacía el chico de rodillas en la cama, acercó su pene hasta tocar su cara, tocó con él su nariz y ella sonrió abriendo su boca, buscó el pene y se lo metió, creyendo que era el mío en su boca. Entró y salió sin notar nada, la chupaba como si fuera la mía y viendo a mi mujer hacer eso al pene de otro hombre, no podía más, mirando cómo el pene de otro entraba y salía de la boca de mi mujer, más duro cada vez.

Ahora eran ellos los que lo hacían y yo el mirón que sacaba mi pene masturbándome. Apenas cogía mi pene y lo movía, sentía que me corría y ponía mi mano, corriéndome ante tal morbo al ver aquello tan real, en la mesilla cogía un pañuelo de papel y el chico me miraba y mi mujer la sacaba de la boca riéndose y diciéndome que se había puesto muy grande. Ella notaba algo, pero no tanto como para notar que era otra más grande supongo, y excitado aún, habiendo llegado, ya la decía que ahora la iba a meter. Su cara de morbo era un sí, haciendo un gesto al chico que se bajaba de la cama como si fuera yo y se ponía detrás. Puso una mano en su culo abriéndolo y con la otra colocó ese pene enorme y duro entre los labios vaginales de mi mujer. Yo me limpiaba y miraba, viendo cómo ella, deseando más placer, sacaba el culo hacia atrás y se movía, como una gata en celo deseando sexo. Apartaba el pañuelo y miraba gemir mi mujer, soltó el pene cogiendo su cintura y metiéndolo despacio, viendo cómo entraba todo mi pene, tembló como queriendo subir de nuevo. Excitado, vi cómo la metió del todo y mi mujer gemía al sacarla y meterla otra vez. Aquel chico empezó a follársela más rápido y fuerte cada vez, y yo viendo aquello me excitaba.

Ella gemía loca de placer, pidiendo más y avisando que se corría. El chico me miró con aquella cara, dijo con la cabeza que no y yo sonreía, sin entender que me decía que no podía más. Mi mujer soltó un gemido cuando apretó fuerte, vi entonces que el chico se corrió y ella lo hizo a la vez, follándola fuerte en el orgasmo de los dos y gozando como loca hasta el final. Apoyada, se recuperaba cuando el chico la sacaba goteando aún semen en su pene. Mirándolo sin asco y con un gesto y una sonrisa, me entendió, cogiendo sus cosas y desnudo, sin meter ruido saliendo por la terraza a la suya y desapareciendo, mientras yo cogía pañuelos y limpiaba a mi mujer y la desataba y la levantaba para apartar la venda y besarla con pasión, escuchando cómo ella me decía que había sido la mejor sesión de sexo que habíamos tenido en la vida.

Ella no se enteró de nada y nada más pasó ni allí ni después, aunque durante un tiempo lo deseaba. Era difícil otra oportunidad así, y cuando por fin se quedaba embarazada, esos morbos se me pasaban y sentía algo de arrepentimiento, pues era como engañarla y así fue. Supongo que el castigo fue ver nacer otra niña, no por buscar un niño, si no porque, aunque por suerte la niña era igualita a ella y hasta algunos decían tener mi nariz, yo viéndola sí reconocía aquellos ojos y la forma en algún gesto de aquel chico que lo hizo con ella y al que mi mujer no vio, ni los demás, por eso no le sacarían parecido, pero yo que sí lo vi lo tenía claro. Se me adelantó y fue su semen el que embarazó a mi mujer dándonos la segunda hija. Para mí es mía y nadie sabrá nada jamás, aunque yo me arrepienta muchas veces que la miro y me recuerda aquello.

marido arrepentido


142717

Mi hijo me manoseó las nalgas y me metió las manos debajo del sostén

Publicado por , Filtros: 31 - 35 años - España - Mujer

Soy una mujer de 34 y tengo un hijo de 14 años. Desde que me separé (hace 3 meses) él viene a mi cama todas las noches porque dice que se siente mal, como si estuviera desprotegida. Yo acepté, pero unas semanas atrás noté que se me pegaba mucho, me acariciaba y me daba muchos besos.

Un día entró en el baño mientras estaba desnuda y hacia todo lo posible porque le viera su miembro viril. Una noche en la cama me manoseó las nalgas y me metió las manos debajo del sostén. Me tocó las tetas y me hice la dormida a ver que ocurría. Me desnudó y me chupó las tetas, me acarició la vagina y me bajó los calzones. Antes de que penetrase le detuve. Pero ahora estamos distanciados y quiere irse a vivir con su padre.

Estoy muy agobiada porque yo le quiero pero no puedo permitir esas situaciones, solo quería desahogarme, si tienen algún consejo respondan. GRACIAS

anonima111


124531

Fake: Tuve relaciones con mi sobrina de 5 años

Publicado por , Filtros: 18 - 20 años - Hombre - México

A la edad de 19 años tuve relaciones con mi sobrina de 5 años, lo que pasó fue que su mamá casi simpre le pone faldas a su niña y no le pone como un short o algo para que no le vean los calzones porque como apenas es una niña pues no sabe sentarse bien ni que cuando traigas falda pues no abras o alses las piernas, bueno sigo con lo demás, esa tarde mi mamá y mi hermana se fueron a comprar hasta en centro de la ciudad así que sólo estábamos mi cuñada, yo y sus 3 hijos (2 niñas de 5 y 2 y un niño de 1 año) yo ya casi me iba a trabajar, así que me di a la carrera de subirme a sus cuartos; para ese entonces yo ya mantenía una relación de más que un amor de familia con mi sobrina, así que me vestí rápido y fui a su cuarto donde mi cuñada ya hacía peinandola y esperé como unos 15 minutos para que la dejara sola.

Ella se bajó a hacer comida, traía un vestido de una sola pieza de mesclilla, apenas bajó mi cuñada yo empecé a tocarle las piernitas hasta llegar a su vagina. Le bajé sus calzoncitos y le dije que si le gustaba y me dijo que sí, yo le dije que abriera mas las piernas entonces me lamí el dedo medio y se lo empecé a pasar en su vagina a tocarle con todas las manos sus pompitas y luego de rato me saque mi pene y ella me lo acarició, luego le dije ven acercate y se lo puse en su vagina mientras yo me movia, luego ella me dijo que ya no quería seguir dibujando pues se suponía que para eso me subi con ella, para dibujar.

Mirando mi pene y le dije qué quieres hacer y me dijo mejor me volteo y me lo metes, entonces la voltié y me la senté mientras ella tomaba mi pene, luego casi nos descubren y ahora ya me corrieron de la casa pero lo que hice se quedo en pausa y en pausa siempre tiene un play, así que mi plan es que ya que no voy a verla más por un tiempo, cuando yo pueda contactarme con ella esa pausa seguira pero ahora en mi casa y completamente solos. Amo ser pedófilo que mas podría decir..

 

LINDERMAN


117998

Soy tan caliente que me tiré a mi yerno

Publicado por , Filtros: 51 + años - Chile - Mujer

Soy otra de las tantas suegras que se están “comiendo” a su yerno, porque leyendo los secretos de mujeres maduras (que son los más sabrosos) me he dado cuenta que son muchas como yo que se las comen sus yernos.

Resulta que vivimos juntos y mi marido y mi hija salen a trabajar temprano, yo trabajo en una clínica por turnos y mi hierno tiene un negocio en un barrio comercial cerca de la casa así que se va como a las 10 de la mañana. Cuando me toca de tarde quedamos un rato solos, y ahí el empieza a ponerme caliente, me piropea, me dice que tengo lindas piernas, que tengo ricas pechugas y que tengo buen queque, yo debía haberlo parado, pero también me gusta que me diga esto, a que mujer no le gusta que le digan cosas ricas, entonces cuando él me dice que tengo bonitas piernas yo me subo la falda mostrándolos muslos y le digo ¿tú crees?.

Cuando me dice que tengo ricas pechugas yo me las levanto con las manos o me bajo un tirante de la polera y sostén y le digo ¿tu crees? o cuando me dice que tengo buen poto, me le acerco le pongo el poto cerca de su paquete se lo meneo como perro y le digo ¿tu crees?

El hombre queda más caliente que una fragua y a mi también la cosa me excita, no soy de fierro y soy bastante calentona, así que me mojo allá abajo, un día que yo estaba haciendo la cama en mi pieza medio agachada cuando siento que él se me acerca y pone su bulto entre mis nalgas (yo todavía andaba en camas de dormir, así que lo sentí clarito, el andaba en pijama también.

Era sábado en la mañana, mi marido andaba trabajando como todos los sábados y mi hija andaba en el gimnasio para embarazadas, mi nieto andaba donde la otra abuela, estábamos solos, el sabia y por eso lo hizo, yo estaba tan excitada que lo deje no más el me empujo y yo caí de bruces a la cama y el detrás mío, me subió la camisa obvio que estaba sin calzones y el saco su tremendo pico (porque lo tiene muy grande) y me empezó a puntear entre las nalgas yo abrí mis piernas, estaba muy mojada me acomode y lo puse por detrás, pero en mi zorra como a lo perrito, le costó un poco meterlo por el tamaño, pero yo lo pajie un poquito siempre de bruces y logramos meterlo, lance un grito porque igual me dolió su pene es bien grande, pero una vez adentro,  ya se siente rica.

me echo una cacha tan rica, cortita, pero me hizo acabar antes que él y después me lleno la chucha de mocos, me di vuelta toda pegajosa nos abrazamos, nos besamos y nos manoseamos, yo no aguante y se lo chupe así no más con mocos y todo, se le paro al tiro y lo ice acabar con mi boca, nunca lo había echo, pero lo goce muchísimo, nos fuimos a la ducha juntos y volvimos en pelota a mi cama y allí lo monte como me gusta y me echo otra cacha de miedo. Cuando llegaron mi marido y mi hija, nadie cacho nada, yo en la cocina cocinando y el en su pieza.

Esperamos repetirlo cuando podamos, total tenemos tiempo y total, hay tantos yernos que culean con sus suegras (perdón, de contarlo me calenté de nuevo, estoy con los calzones mojados) que no soy la excepción.


117245

Mi mejor amigo y yo tenemos relaciones

Publicado por , Filtros: 10 - 14 años - Chile - Hombre

Mi mejor amigo y vecino se cambio a mi colegio y en mi curso, esto provocó que tuviera aún más confianza con el. En una fiesta, jugando a la botella tuve que darle un piquito, pero como no fue en serio nos reímos y todo. Yo solía quedarme en su casa, y dormir con él en su cama, y un día al estar medio borracho me pidió que le hiciera una paja, yo nervioso y sin nada que decir se la hice.

Después de un mes se torno normal que me pidiera que le hiciera pajas, consiente e inconscientemente. Un día en mi cumpleaños hicimos una fiesta y al terminarse él se quedo y me pidió que si se podía quedar a dormir y yo acepte, al estar acostado él me abrazo y le dije que qué hacía, me contesto que era la segunda parte de su regalo, me empezó a besar y a tocar (yo no me negué ya que siempre había querido hacerlo), entonces yo puse mi cabeza bajo las sabanas le baje el boxer y se la chupe, luego me subí arriba de su polla y empecé a subir y a bajar, entonces me agarró el brazo, me puso de espaldas en la cama y empezó a penetrarme.

Al día siguiente eramos una pareja, seguimos teniendo relaciones y probando nuevas cosas, es increíble.

Cal


105209

Inicié a mi tímido hijo

Publicado por , Filtros: 41 - 45 años - Chile - Mujer

Soy una mujer súper trabajadora y dedicada a mi hijo, que tiene 19 años. Soy separada hace mucho tiempo y no he querido mantener una relación concreta, con ningún hombre; no soy nada de mal parecida, pelo castaño, mido 1,70, ojos café claro y mis cosas bien distribuida. En mi trabajo hay  uno que otro que me sigue, ya que trabajo en una empresa multinacional de secretaria, gano un buen sueldo, en lo económico estoy súper bien, para mí y mi hijo, trato de darle todo lo que me pide, ya que él es muy especial para mí, es mi único hijo, pero tiene un problema; es súper tímido e inocente, no pololea ni tiene amigas o amigos. El tema es que un día lo empecé a observar y lo encontré extraño, le preguntando qué es lo que le  pasaba, él no me respondió, me fui a mi pieza,me cambie de ropa y tomamos una once comida, luego de eso, me acosté y a eso de las 3 de la mañana despierto súper excitada y empecé a masturbarme, después de acabar, siento a mi hijo llorando, me levanto y voy a su pieza a ver qué es lo que pasaba, preguntándole que es lo que pasa, el me dice nada, y con voz firme le digo ¡ si tu no me dices yo no puedo ayudarte! dándose vuelta, le vuelvo a preguntar, y él me dice que le duele su pene.

Corriendo las tapas junto con las sabanas, noto que su pene esta duro y parado, hecho esto le digo, hijo esto es normal a tu edad, y sentándolo en la cama le pregunto ¿sabes masturbarte?  él responde que no. Me pare y fui a mi habitación y saque un condón, de regreso le dije ¡mira esto no se hace, no es lo correcto! yo te voy a enseñar,acuéstate,tomando su slip y bajándolos, tomando su pene le puse el condón con cuidado y lo empecé a masturbar con cuidado ya que era su primera vez, no demoro mucho en acabar, luego de esto le pregunto cómo se sentía me responde que mejor que ya no le dolía.

Sacándole el condón, me retire de la pieza y me fui al baño a pensar lo que había hecho por mi hijo. No me sentía culpable, pero una hace lo que sea por su hijo, luego de eso me acosté al otro día después del trabajo llegando a casa, le digo a mi hijo que quiero conversar con el, que lo de anoche no es normal, pero como estamos los 2 solo tengo que hacer el papel de mama y papa, dicho esto él lo entendió ahora cada vez que tengas ganas te masturbas tu solito.

Pasaron días de eso, cuando llego del trabajo y me dirijo a su pieza y el estaba masturbándose, lo mire mientras lo hacía y no podía acabar, lo deje solo y me fui a mi habitación, al rato lo llamo a tomar un café y le pregunto que como esta, y él me responde, más o menos ¿por qué? he tratado de hacerlo pero no puedo, tú ya sabes. Bueno no te preocupes ya lo lograras. Yo se que para el es difícil ya que nunca ha tenido sexo y no sabe que es lo que se siente.

Durante todo este tiempo lo estado pensando si inicio a mi hijo y he llegado a una conclusión de iniciarlo, compre condones y ropa interior trasparente y sin decirle a él, llegue a casa, lo senté en la mesa y le dije textualmente: hijo esta noche va hacer especial para los 2,dicho esto me fui a mi habitación y me puse la ropa interior con un camisón que apenas me tapaba las entrepiernas y tome la caja de condones y las lleve a su habitación y cuando entro el estaba masturbándose, y le digo hijo deja eso yo lo hago, lo masturbe y luego de eso le coloco un condón y me acuesto al lado de el, amando su pene me lo paso por mi trasero y entre mis piernas y el empujaba sobre mi calzón, con una mano tomo mi calzón y lo corro un poco y con la otra tomo su pene y me lo pongo en la entrada de la vulva, que por lo de mas está bien peluda y lubricada, hecho esto de digo que empuje despacio y saque, estábamos en posición cucharita no demoro en acabar y yo seguía con ganas, le cambie el condón y me puse boca abajo y el arriba,yo lo guiaba para que me penetrara por la vagina pero era tanta la lubricación de mi vagina que a él se le salía a cada rato, tantas serian sus ganas,que una vez entrando en mi vagina apreté mis piernas para que no se saliera y en cada embestida lo apretaba mas y mas hasta que acabo, luego de eso me dormí y sin darme cuenta el estaba penetrándome de nuevo y sin condón acabando en mi bellos púbicos, quiero ser grosera y decir que culeamos súper rico los 2 y ahora los dejo porque él me esta haciéndome acabar mientras escribo. Bueno una da todo por un ser querido.

NDE: Secretaria? ¡ni cagando! ¡estaba todo escrito como el orto!


98881

Me violaron y me gustó

Publicado por , Filtros: 18 - 20 años - Chile - Mujer

Nunca le he contado a nadie pero me violaron hace unos meses, no soy virgen y terminé con mi ultimo novio hace 5 meses.

Un día mientras caminaba a la casa de una amiga vi a un chico super rico esperando la micro. Me paré al lado de él y estábamos solos los dos no más. Se me acerca y me dice “Oye, llevo mucho rato aquí y no pasa ninguna micro, pero me dijeron que le cambiaron el recorrido y ahora pasa por otra calle”. Entonces me tomó del hombro y se puso al lado mio con un cuchillo. Me dijo “Ahora ven conmigo, si gritas te mato”.

No sabía qué hacer, y creí que solo me quería asaltar. Caminé con él y me llevó a un lugar donde no había nadie. Le dije “Toma, aquí tienes mi plata y mi celu no tengo más”.  Me miró y se río. “Yo no quiero eso”. Entonces me pegó super fuerte en la cabeza y me desmayé (sí, así como en la películas).

Cuando desperté estaba amarrada en una cama desnuda y con la boca tapada, intenté gritar pero no podía y menos moverme. Comencé a llorar, no podía creer que cosas así de verdad pasaran.

El tipo me comenzó a manosear y a lamerme lo pechos. Me daba asco, no sabía qué hacer. Después bajó y me comenzó a lamer la vagina. Lo más increíble es me gustaba, era inevitable y me fui en su boca para peor y entonces me dijo “Ahora me toca a mí”, y me penetró, pero no sentía feo, me gustaba y mucho.

Pensé que ya que no podía hacer nada para evitarlo, debía disfrutarlo por lo menos y aparte se había puesto condón, así comencé a quejarme y a sentir placer y él lo notó, asó que me sacó lo que me tapaba la boca y me comenzó a dar besos y a tomarme suavemente mis pechos. Lo hacía tan rico y hasta tuvimos un orgasmo. Cuando él acabó me dio su leche en mi cara. No me desagradó y hasta la saborié.

Me sentía tan estúpida: me acababan de violar y me había encantado. Le dije q me soltara, que no gritaría o me escaparía. Entonces me soltó y me dijo que me fuera. Me tiró mi ropa, me vestí a la rápida y me fui corriendo.

Aun lo veo de vez en cuando en la calle, pero él ni me mira… lo he saludado un par de veces pero me ignora.

No lo quise denunciar porque lo disfruté.

Luna