¡Descubre los mas intimos secretos! y cuentanos el tuyo.
Destapa toda tu curiosidad y revela anonimamente tus secretos mas intimos, comparte con otras personas de tus mismos gustos

Estás leyendo los secretos de: 51 + años


962

Matuteando en Mendoza

Publicado por , Filtros: 51 + años - Chile

Fui sola a matutear a Mendoza, acá se quedó mi esposo con mis hijos.

Llegando a la gran ciudad salí a dar una vuelta y un tipo me abordó y me invitó a servirnos un trago. Como era buen mozo y nadie me conocía, acepté. Del trago pasó directamente a invitarme a culear en un hotelito cercano.

¿Quien te conoce Karita?, pensé, y acepté como cualquier puta. Fue fenomenal, antes había estado solo con mi esposo, pero lo de aquella noche fue diferente. Al día siguiente conocí a otro y por la noche, otro diferente. Con todos tuve sexo.

El tercer y último día fuí a media tarde con uno y por la noche con otro que aún recuerdo y me sigue calentando. Este último me invitó a bailar a una boite, estuvimos ahí hasta las tres de la mañana y mientras bailábamos sentía como le colgaba una inmensa cosa por debajo del pantalón. De solo sentirla me dolía mi cosa de ganas. Nos fuimos a un hotel cercano y esa noche me tragué un sable gigantesco, del cual no creo exista otro igual.

El bus que me traería de vuelta salía a las ocho de la mañana y mi ocasional amigo me acompañó hasta que partí. Dormí casi todo el viaje y a mi llegada tuve que cumplir mis deberes como esposa y hacerlo con mi marido ¡que tremenda diferencia!. Resumiendo: en tres escasos días tuve cinco amantes. Todos ricos, claro que el último fue SUPERIOR. Han pasado mas de veinte años y no olvido esa noche preciosa. No he vuelto a ser infiel, mi esposo nunca ha sospechado. De mi parte: No me arrepiento de nada.

Karita


1687

Lo mejor de la vida

Publicado por , Filtros: 51 + años - Chile - Mujer

Somos una pareja que hace unos años pasó los 50 yo me considero suave, pasiva, atractiva y me gusta que me hagan propuestas, él es apuesto, vivido y conocedor de las personas.

Cuando comenzamos la relación una de las cosas excitantes fue la de contarnos nuestras fantasías con la confianza que nos brindan los años. Sabíamos que solo teníamos mucho por ganar y el me guió con sus preguntas y me hizo hablar. Le confesé que mi fantasía, jamás realizada, era estar con dos o más hombres en la cama. Él me confesó que estar con hombres no sería nada nuevo para él aunque prefería las mujeres.

Después de eso solo nos quedó buscar aventuras juntitos. Primero fueron parejas, muchas parejas con las que nos fuimos a moteles casas y departamentos noches enteras. El me vio hacer el amor con otros yo lo vi hacer el amor con otras. Nunca había tenido sexo en grupo ni con tantos hombres diferentes en tan poco tiempo. Allí descubrí que también me gusta que me acaricien y besen las mujeres y tuve deliciosos orgasmos con los besos, caricias y lengua de más de una. Después y a falta de parejas, (son muy pocas las que se atreven) nos comenzamos a juntar con hombres solos para hacer tríos. Es fascinante tener a dos o más hombres que estén calientes al mismo tiempo conmigo, a mi pareja le gusta mirar cuando los hombres me hacen de todo, a mi me gusta que él me mire. Me encienden y es emocionante saber que voy a excitar a un extraño que al final me va a tener entregándome deliciosos y mojados orgasmos. Esa emoción pasa a calentura y me mojo mucho cuando en vivo siento el deseo de los hombres que me dan esos exquisitos besos en la boca, largos, mojados y con lengua. Cuando siento las manos, muchas manos que me agarran por todas las partes de mi cuerpo, que me sacan la ropa y me lleven a el 69. Dos hombres para mi solita. Solo saber que en la pieza hay dos o más hombres calientes conmigo y que me desean es lo que me hace soñar, me hace feliz antes durante y después. En mi mente tengo recuerdos que me ayudan cuando me masturbo, que me hacen saber que es lo que los hombres siempre quieren, que me hacen comprar ropa interior sexy y ser coqueta pero con estilo y hacen que cuide con celos de mi persona.

Con mi pareja odiamos la chabacanería y la vulgaridad. Siempre buscamos pareja y hombres mayores, decentes pero calientes y degenerados en la cama, si son bisexuales la alegría es aun mayor para los tres o los cuatro. Todos con todos!

Después de cada aventura nos vamos a casa tomados de la mano con mi pareja que me agradece las maravillas que vivimos y siempre a hacer el amor solitos y comentando lo vivido.

Acepto que somos califas así que ahórrense ese comentario al mismo tiempo que, solo haciendo ese comentario, los descalificaría para estar con nosotros. Comprenden?

Consentida


1481

Perfil psiquiatrico de Marco Enriquez-Ominami MEO

Publicado por , Filtros: 51 + años - Chile - Hombre

“Solo me asombro de que aún me asombro”, dijo un filósofo. En lo personal, y referido a MEO, no sé que me asombra más, si la pose y discurso falaz del ex-concertacionista o la estulticia de sus adeptos. Vaya dilema.

MEO es un caso clínico, digno de estudio, y si ahora vemos en el diario vivir sus hechos, sus reacciones, es necesario remontarse al pasado (ni mas ni menos que como se ha de hacer con cualquier homo sapiens) a sus acciones, para intentar entender su complejo presente.

Veamos. Niño en Francia, cobrizo, confundido a cada rato por sus pares por un inmigrante árabe más, ninguneado a más no poder. Tocan la campana, regresa a casa, ¿qué encuentra? Mamá y Papá enseñándole que han dejado atrás un pasado glorioso, con padre, tíos, abuelos, primos destacados en la política, las letras, el arte en todas sus manifestaciones. Sale a chutear una pelota a la calle…

¿Con qué se encuentra? Con que es un Mustafá más, un extranjero, un inmigrante, y, por más que se nos intente convencer a todos de que Francia es la patria de la tolerancia, será cierto en las clases ilustradas, mas no para niños de 9 años, y todos sabemos lo crueles que son los juicios de los niños. Recordemos que la divina Gabriela arrancó del país no por las circunstancias del diario vivir cuando adulta, si no ,por un episodio en su infancia que la hizo para siempre detestar esta tierra.

Vuelta al colegio. Vuelta al ninguneo. Estéril esfuerzo por explicar a sus compañeritos que él proviene de una familia ilustre, como se lo recuerdan a diario sus padres en casa, su origen no es el África sud sahariana, no señor, él pertenece a la élite de un país importante ¿qué no saben donde está Chile?

De regreso a casa y a las historias de un esplendor del que debe sentirse orgulloso pero que no le sirve para nada hoy. Hoy debe enfrentarse a sus compañeritos, y no le ha dado resultado el ayer, el intentar vanamente explicar lo que a él le enseñan en casa. ¿Qué hacer? Así, los días de la que debería ser una serena infancia transcurren inhalando este malsano e esquizoide aire.

Mas adelante, adolescente en busca frenética de identidad, adquiere la de quien admira profundamente, su primo, de culta visión, de conocimiento literario, ¿y qué es lo que toma de él? ¿Acaso el amor por las letras? No, adquiere algo adjetivo, fácil, un apéndice: la forma de hablar atolondrada pero divertida que le distingue por sobre el resto. No lo digo yo, lo ha dicho en innumerables oportunidades Rafael Gumucio: “el Marco siempre quiso parecerse a mi….”

Bueno, y ya es hora de estudiar. ¿Qué estudiaremos? Pues cine, ahí soy quien yo quiera: mago, alquimista, saltimbanqui, héroe, villano, hombre, protozoo, ángel, demonio, santo, fantoche….pero, lo principal, dirijo, manipulo, si…. MANIPULÓ y mas nunca seré un Mustafá ni un Abdulah. Pero, como no todo es como quisiéramos que fuera, jamás este muchacho será un John Ford, un Coppola, un Littin. Pero hay que vivir, comer tres veces al día, y no queda mas que irse a los géneros menores, mas cerca del Bim Bam Bum que del Bellas Artes. Jamás sus producciones nos conmoverán, jamás veremos una historia contada con maestría, jamás el celuloide que corre por su máquina se proyectará en el ecràn como algo sublime, mágico. Tan solo nos divertiremos con historias pícaras, que otros antes que él las han contado de mejor forma. ¿Qué hacer entonces cuando por este lado la cosa no camina? La farándula, farandulizarse, pololear con ésta y la del lado, solo deben tener un factor común: ser inmensamente conocidas en la pantalla chica. Nada más. Pero, ¿por qué no ir más allá? ¿Por qué no dar un paso mas adelante? ¿La política? ¿Por qué no? Estamos rodeados de personas que nos pueden conducir de la mano y posesionarnos.

Primer paso: “homenajear” al hombre que me crió y agregar su apellido al mío: Enriquez-Ominami ¿Quién sabe quien fue Miguel Enriquez? Pocos. ¿Quién sabe quien es Ominami? Muchos. (No toma esta decisión en su juventud donde hubiese tenido un significado enorme, pero más vale tarde que nunca).

Segundo paso. Papá le da su visto bueno pero debe estar en un partido politico, ojalá el PS (aunque si Papá hubiese sido UDI, daria lo mismo, ya lo dijo Maquiavelo: “el fin… etc.)

Tercer paso. Ya estamos en el hemiciclo y es tiempo de romper. Mi producto es MEO y eso venderè. Adios PS, adios concerta, adios a todos, de este barco me bajo, ya me trajo a puerto, muchas gracias, hasta nunca.

Y acá nos tiene Marquito, todo el 2009 con una insufrible teleserie más extensa que Lola, dirigida por el mismo de una manera que deja ensombrecido a Ed Wood hasta hoy considerado el peor director de todos los tiempos. ¿y cuando termina esto? ¡ojalá pronto!Realmente es una tortura tener que ver cada gesto calculado, cada mal pose, cada actuación mediocre, su insoportable verborrea de cada día, su veneno cotidiano, su absurdo discurso, su obtuso personaje, en fin, su patética obra de nunca acabar.

john long