¡Descubre los mas intimos secretos! y cuentanos el tuyo.
Destapa toda tu curiosidad y revela anonimamente tus secretos mas intimos, comparte con otras personas de tus mismos gustos

Estás leyendo los secretos de: 36 – 40 años


4475

Le fui infiel a mi esposo con el chico del gym

Publicado por , Filtros: 36 - 40 años - Mujer - Países - Perú

Mi secreto es que le fui infiel a mi esposo con un amigo que tengo cuando voy al gym, él es un hombre joven, de unos 8 a 9 años menor que yo (al que llamaré Omar), aunque ese no sea su nombre. Poco a poco, y sin saber porque, pero algo de Omar, él empezó a atraerme, yo no quería creerlo, además de ser una mujer casada, no era normal, pero, poco a poco comenzamos a tener más confianza entre ambos, él iba al gym de vez en cuando, pero cuando coincidíamos, nuestra amistad fue creciendo más y más. Al principio, para mi era un amigo más como tantos que tenía, porque así lo veía, pero algo fue cambiando con el paso del tiempo.

Tiempo después, tuve unas riñas con mi esposo (riñas que no faltan en una relación), no me gustó que mi esposo llegará a la casa ebrio y en general no me gusta que tome, pero aquel día cuando llegó borracho, yo pensé que era como algún otro día que tomaba en el que se portaba bien y tranquilo, más por el contrario estaba desconocido en su comportamiento y tuvimos unas riñas muy terribles para mí. Durante esa semana, estuvimos con poca comunicación con mi esposo, yo porque estaba molesta por lo que había sucedido y porque mi marido estaba tan fresco como si nada hubiera pasado, eso me molestó más. Y así estuvimos las siguientes semanas. Mi marido siguió tomando más y más, sin controlarse, estaba tan desconocido y eso a mi no me hacia sentir bieno en casa. Pasó el tiempo, y yo me sentía mal, traté de salir con las amigas, distraerme, ir al cine o de compras, pero… no me sentía bien. No sé porque no me podía recuperar como otras veces. Decidí entonces ir al gym, como normalmente acostumbraba ir, y encuentro a Omar después de tiempo; al terminar los ejercicios en el gym, Omar notó que yo no me sentía bien, y me convenció para ir a tomarnos un café. Como les decía al inicio, cada vez que nos veíamos al menos yo empecé a tenerle más confianza, y ese día decidí contarle lo que me pasaba en mi hogar y con mi esposo. Omar me escuchó, me prestó atención que yo no esperaba, me supo escuchar, me aconsejo,… me sentía bien y así, al terminar la platica nos despedimos después del café. Ya en casa, mi esposo se calmó un poco y ya no llegaba borracho, pensé que todo se iba a arreglar, pero, eso solo duro unos días, luego siguió con la borrachera y su comportamiento desconocido para mí, que hizo que me sintiera aun mas y mas mal, en especial porque no quería que mi hija viera así a su padre. Pero no sé porque empezaba más y más a pensar en Omar.

Mi esposo tuvo que viajar unos días por unos asuntos del trabajo. Yo seguí mi vida como siempre, salía al mercado, llevaba a mi hija a su colegio, la recogía, en fin, cosas de rutina. Al segundo día que mi esposo viajó (iba a demorar unos 4 días más o menos), y tras dejar a mi hija en su colegio muy temprano, de retorno a mi casa, me encontré con Omar, mi amigo que también iba al gym donde yo iba, nos saludamos y conversamos un rato cerca de un parque. Me pregunto como me sentía después de lo que le había contado sobre mi marido y como íbamos, yo reacción fue soltar algunas lágrimas que no pude contener, él entendió como me sentía con ese gesto. Me invitó a salir para que me distraiga, yo no sabia que decirle, al ser una mujer casada, sabía que debía darme mi lugar, pero algo en mí me decía que si, además no entendía porque no dejaba de pensar en él. Y entre tanta conversación, y después de pensarlo, decidí aceptar la invitación de Omar. Nos despedimos y quedamos en encontrarnos por la tarde. Al retornar a mi casa, hice el almuerzo, fui a recoger a mi hija. Luego ella se alistó para volver al colegio, debido a que trabajaba por las tardes hasta noche. La llevé a su colegio y quedamos en que la recogería por la noche como siempre.

Fui al encuentro que acordamos con Omar con algo de remordimiento en la cabeza, debido a que no acostumbraba a salir con otro hombre que no sea mi marido, y Omar era menor que yo. Omar decidió llevarme al cine, estuvimos allí un par de horas, aun no se hacia de noche, tenía como 2 o 3 horas más para recoger a mi hija, entonces, al terminar el cine, fuimos caminando por un parque, charlamos y después de un rato, decidí volver a casa, y fue allí que Omar me abrazó, me dijo que le gustaba, me quedé helada, no sabía que responderle (yo no dejaba de pensar en él), pero no quería evidenciarme, y le dije que era casada, que tenía una familia, que era mayor que él y que estaba mal… entonces Omar, me robo un beso, no pude reaccionar a eso, y sin pensarlo, le correspondí. Luego lo alejé de mi, pero me evidencie solita, Omar vino, me tomó por la cintura, me abrazó y volvió a darme otro beso, que ya no pude resistir y le correspondí.

Estuvimos besándonos un buen rato, yo no pensaba en nada más, sus besos me marcaron. Decidimos ir a un hotel, yo con algo de dudas todavía, fuimos a la habitación, y suena mi celular, era mi hija que me comunicaba que no iba a llegar a casa porque después del trabajo se iba a casa de una amiga de clases, que ya no la recogiera y que descansara sin preocupación. Después de eso, no pude decirle que no a Omar y comenzamos a besarnos e hicimos el amor.
Comenzó besándole le cuelo, los labios, me tomo por la cintura, y fue quitándome la ropa poco a poco. Yo tenía una sensación mágica, electrizante, como si mi mente y mi razón estaban en otro lugar y mi cuerpo allí. Me entregué a él sin remordimiento, aunque Omar unos deseos que no se porque no le pude negar. Me pidió que se la mamara como lo había visto en el porno peruano de unas noches atrás cuando me sentía sola, y no dejaba de soltarme y apretarme contra su pene, que me dejaba por momentos sin respiración. Al poco rato, se corrió en mi cara. Fui al baño, le lave y limpie la cara y decidí para, le dije que era casada y que no estaba bien, pero con sus besos no pude negarme y seguimos, me tire en la cama, ahora era mi vagina a la que Omar le daba placer, me sentía en las nubes, e tuvimos sexo en diferentes posiciones, y le pedí que por favor no se corriera dentro mío, porque no quería quedar embarazada, él me entendió y estuvimos así por una hora más o menos. Luego me confeso que quería tener sexo anal, que era su fantasía, yo no estaba de acuerdo (con mi esposo rara vez lo hacíamos por el culo), pero supo convencerme, y al final le dije, esta bien, pero si no me gusta, no seguiríamos, y entendió. Poco a poco fue metiéndome primero un dedo, luego dos por el culo, estaba en posición de perrito, yo me sentía un poco rara, pero a pesar que me dolía de a poco, también sentía una sensación que comenzaba a gustarme, hasta que me metió su pene, poco a poco y pesar del dolor fue entrando en mi más y más, y con mayor fuerza, yo le decía que ya no, que me la saque (pero en mi mente estaba que siga, quería mas), y siguió con mas fuerza y velocidad, que se corrió dentro mío, hasta que quedamos tumbados en la cama, él encima mío, con una respiración agitada por parte de ambos. Después de eso, salimos del hotel, ya era muy noche, me acompaño en un taxi hasta mi casa y nos despedimos. Posterior a ese día mi marido volvió 2 días después, y con Omar solo nos comunicamos por internet, y a veces por celular (cuando mi esposo está trabajando y no está). Omar quiere repetir ese día, pero le dije que lo que paso quedaba allí, él me entendió, quizá porque es mas joven que yo, aunque no se rinde, seguimos como amigos, aunque en mi pensamiento, quisiera repetir ese día.

Ariana.


1326

Le presté mi auto y lo destruyó

Publicado por , Filtros: 36 - 40 años - México - Mujer

Como antecedente debo contarles que acababa de adquirir un precioso bora negro. Era el carro más caro que hasta el momento podía comprar, claro de medio uso. Además para poder comprarlo pedí un préstamo que debía pagar en 3 años.

Resulta que tengo una hermana menor que siempre me pide prestado el carro, y aunque sabemos que bebe, no puedo negárselo, se me hace feo. El caso es que un día me lo pidió prestado para salir con su novio y yo accedí. Se lo llevó desde la mañana y como a las 10 de la noche me habló para avisarme que se salió de la carretera y el carro quedo hecho añicos. Por suerte a ella no le paso nada pero todos mis ahorros quedaron ahí.

Mi secreto es que no me atrevo a decirle que me pague el carro y me he tragado todo mi coraje. Lo peor es que ella ni lo menciona, pero yo no lo puedo sacar de mi mente porque todos los días tengo que usar transporte publico para ir a mi trabajo y el colmo es que aun no acabo de pagar el préstamo.

san cristobal


1287

Soy bi y aun tengo miedo de declararme

Publicado por , Filtros: 36 - 40 años - Chile - Hombre

Tengo 40 años de edad, me considero bi. Un día miércoles fui a un cine porno del centro de santiago, pero fui vestido de travestí, solo la parte de abajo de la ropa interior, colales y porta ligas y un jean corto que se veían mis nalgas, igual estaba temeroso, quería sentir ese gustito de andar así dentro del cine, era obvio que todos me miraban no se si de calientes o de curiosidad. Pero me solté un poco, algunos me tocaban el culo, yo los dejaba porque me gustaba quería sentirme una perra dentro del cine, luego empezaron a juntar varios alrededor mió, mmm no les miento me calentó eso, me empezaron a tocar todo mi cuerpo en especial mi culo, yo empecé a tocar los paquetes del los machos, y estaban duros como piedra y empecé a chupar como loco y uno me empezó a penetrar, lo disfrute de lo mas bien, yo creo que probé como 10 picos y me culiaron como 5 machos, espero ir otra vez al cine.

anónimo