¡Descubre los mas intimos secretos! y cuentanos el tuyo.
Destapa toda tu curiosidad y revela anonimamente tus secretos mas intimos, comparte con otras personas de tus mismos gustos

Todos los secretos corregidos por un editor


833

Quiero que mi primera vez sea con amor

Publicado por , Filtros: 18 - 20 años - Chile - Mujer

Lo que pasa es que tengo 21 años y todavía soy virgen, de hecho, he pololeado sólo 2 veces y fueron pololeos de pendeja, nada más. Llevo cualquier tiempo sola, y eso que no me considero pa’na’ fea ni nada de eso, más bien soy algo tímida y exigente pa’ colmo.

Ahora estoy saliendo con un tipo mayor, tiene 30 y aunque él es súper respetuoso, igual me da miedo que llegue el día en que me tire la indirecta del “¿cuándo?”. Ya me pasó hace tiempo y es más: terminé un pololeo, porque el mino no aceptaba que yo no estuviera lista para acostarme con él.

¿Es posible no tener relaciones prematrimoniales en estos tiempos? No es que sea tan cartucha ni nada de eso, es sólo que me da miedo, no sé, siento que he esperado demasiado tiempo y no puedo caer a la primera calentura. ¡Quiero que sea con amor! ¿Por qué son tan escasos los minos que entienden eso? ¿Si mi mino me da a entender que quiere eso, le digo la verdad y punto?

La virgen


919

Subí mi autoestima y ahora hasta me tiro flores

Publicado por , Filtros: 41 - 45 años - Chile - Hombre

Mi secreto es mi declaración de principios de vida, y si le sirve de brújula de vida a alguien, tanto mejor. Durante casi 2/3 de mi vida fui un perdedor, depresivo y con serios problemas de autoestima. El último tercio de mi vida me hice aseo a mí mismo y me convertí en un triunfador, rodeado de lo que siempre soñé. No tengo ninguna destreza sobrenatural o esotérica, tengo exactamente lo mismo que todos. La única diferencia es que convertí mi rabia y resentimiento en el cemento para construir mi vida en forma positiva, sin hacer daño a nadie, sólo derrotando mis propias trancas. En el colegio fui un tipo tímido, cobarde, hipersensible, “bulleado” y del tipo “bulleable” si se quiere. Hijo de padres estrictos pero también tímidos, nunca me enseñaron a enfrentar el mundo de frente, siempre escondido detrás de la cortina. Cuando aparecieron las mujeres en mi radar, fui ignorado y rechazado desde el principio, a lo más pasaba a ser el “amigo” ameno sin carácter, casi un eunuco, incapaz de interesarlas, y menos excitarlas. Para colmo, desarrollé complejos de autoimagen que me tuvieron recluido en la sombra por años, cayendo en actitudes autodestructivas, como castigarme injustamente con alcohol, drogas, vida ociosa y malas juntas. Estaba convencido de que el éxito y las cosas buenas eran para otros, y mi lugar era el fondo del basurero. Mi vida consistió en ser un espectador inerte e indiferente de los goles de otros, de cómo me pegaban combos en los recreos, cómo otros conquistaban a las mujeres que me gustaban, cómo otros eran los populares, atractivos, triunfadores, y yo el títere mal hecho y escondido detrás del escenario.

Una serie de eventos en un momento de mi vida me hicieron reprogramar mi cabeza. Toda esa rabia y resentimiento que sentía contra todo y todos, la convertí en la fuente de energía de mi vida. De pronto todo era simple como la Tabla del 1:

– Nunca tuve enemigos, todos eran un reflejo de mi propia actitud. Yo autorizaba a los demás a tratarme mal.

– Nunca existieron las personas destinadas a ser mejores que yo. Yo los había dejado ganar porque nunca quise competir.

– Siempre he sido atractivo, siempre he sido un “mino rico”, pero yo mismo me disfracé de mierda y me tiré por la ventana solo. Las mujeres nunca me rechazaron, yo las obligué a rechazarme.

– El éxito siempre estuvo a mi lado como una sombra, pero era yo el que tomaba caminos equivocados. Lentamente empecé a reconstruirme, como un auto de colección que estuvo por años oxidado, y que con paciencia, esmeril, soplete y pintura, fue renaciendo. Estudié con rabia, con ansia de sacar mi cartón, soñaba con ser alguien respetado por saber, por conocer, por ser inteligente y racional. El dinero y el trabajo eran efectos secundarios.

Hacía ejercicio, mucho ejercicio. Me imaginaba a mí mismo grande y fuerte como un crucero de guerra, entrando al puerto en forma lenta y majestuosa, imponiendo silencio respetuoso entre los botes y lanchas. Dejé el alcohol y las drogas. No lo hacía por experimentar, lo hacía para destruirme, borrarme. Me estaba disparando en el pie solo. Volví a hacerme amigo de los populares, los exitosos, los de las ligas mayores, los mismos que antes odiaba, envidiaba o miraba con respeto sumiso: ahora era un león tan fuerte como cualquiera de ellos: si me respetan, seré el mejor amigo; si me ofenden, ojalá se preparen para la peor pelea de sus vidas. Volví a hablar con las mujeres pero ya no trataba de mendigar su atención. Había pasado mucho tiempo solo, y ahora venía a buscar lo que me pertenece: la mejor de todas, la más bonita, la que siempre me iba a desear y jamás olvidar. Me levantaba cada día con energía, con entusiasmo, con un ansia de ganar, como si cada día fuera un partido de Clasificatorias del Mundial, cantando el himno nacional a estadio lleno y mi público aplaudiendo, esperando que ganara por paliza ese día. Llevo unos 5 años, viviendo cada día así. Tengo un excelente trabajo, soy respetado y querido por jefes y colegas, vivo bien, hace poco compré un auto nuevo. Llegué a andar con 2 minas al mismo tiempo, que hace 10 años consideraba de “ligas mayores” a la mía, y que cuando supieron una de la otra, decidieron “compartirme”. No odio a nadie, no siento rencor por nadie. Tengo excelentes amigos a quienes apoyo y me apoyan. Simplemente convertí una chatarra oxidada en un auto de colección, y ese auto soy yo mismo. Ojalá esto ayude a tanto cabro chico perdido y hueveando con drogas o complejos: no se hagan autogoles con sus vidas: hay un estadio lleno esperando verlos ganar, no los defrauden.

Triciclo


1044

Papá, te quiero (ver muerto)

Publicado por , Filtros: 15 - 17 años - Chile - Hombre

Puta viejo que me dai rabia weón, te creís la muerte y te has mandado puras cagadas, tomai antes de manejar, comes con la boca abierta, capaz que hasta le pusiste los cuernos a mi mamá, recién discutí contigo sobre tu poca tolerancia a la crítica, te lo he repetido hasta el cansancio,  “madure papá, no sea tan cabro chico” y empiezas a decir  “no me gusta que me cuestiones!, yo soy el PADRE y no me puedes cuestionar”, pero ¿qué chucha viejo? Te mandai cagadas día por medio, llegas curao, tarde ¿y no querís que te cuestione? Le buscas la discusión a todo lo que digo o hago, cada vez que me mando una cagá me la recalcas hasta el cansancio. A veces soy medio tímido y callado, siempre me dices que cambie, con todos soy diferente, con todos me rio y comparto, menos contigo, adivina porqué.

Cuando estás curao creís que te las sabes todas y no haces una. Te demostraré que no soy el pendejito al que puedes tratar como quieras porque depende de ti, cuando sea profesional, chao contigo, yo y mi mamá, con mi futura esposa, y tú en cualquier lado menos conmigo. Lo único que quiero es que me vaya la raja en la PSU este año para poder irme a estudiar a Valparaíso, informática o telemática en la Santa María, y aunque pase las mil penas estudiando, sería feliz porque estarías lejos. No te aguanto, me dai rabia viejo califa, andai mirando a otras minas cuando mi mamá no está y a sus espaldas le tratas pésimo. Me llego a enterar que le pusiste los cuernos a mi mamá, nunca MÁS te dirijo la palabra, pero nunca más!, te perdí absolutamente todo el respeto, me da vergüenza verte hablar, comer con la boca abierta, con la salsa de tomate de los fideos escurriéndote por la pera, reírte y actuar como cabro chico cuando estas tomado, y cuando estás sobrio la personalidad se te pierde, tus jefes te tratan como las weas, te pagan cuando quieren y no haces nada, pero te ponen 2 cervezas y hablas hasta por los codos ! te ponís filosófico y cuestionas hasta a Einstein. Yo no tomo, no fumo y menos carreteo, dedico casi todo mi tiempo a estudiar, no sé cómo chucha saque los genes de este viejo, una vez le grito CHOLA a una peruana mientras íbamos en auto, casi exploto de la vergüenza y lo encaré, pero se puso a reír el car’e raja. Y para qué decir de la cara que le puso mi mamá, ella la sufre toda por él, trata de que nos veamos una familia ejemplar, cuando no es así. Me dai rabia porque sabes que como familia dependemos de ti, eres el único que trabaja y se te vas, con mi vieja quedamos en la calle, por eso repito, igual que lo de arriba, ojalá me vaya la raja en la PSU para tenerte lejos. Inclusive a veces me alegra un poco la idea de pensar que si mi vieja no te hubiese conocido, y aunque yo no hubiera nacido, estoy seguro, pero seguro de que ella hubiese sido feliz, sin mí, con otro hijo y otro padre, pero no estaría sufriendo por tu culpa, viejo de mierda! Para qué hablar de todas las promesas que no cumpliste o que mágicamente se te “olvidaron”. Nunca me has pedido perdón, aunque te hayas mandado la cagá máxima, nunca me has pedido perdón ni a mí ni a mi mamá, y seguramente no lo harás nunca.

Me acuerdo de cuando era chico, y jugaba contigo en Valparaíso, sin duda en esos tiempos eras mi héroe, no había nadie más grande que tú, me cuidabas, me enseñabas, me decías que lograría lo que yo quisiera, y me defraudaste con cuática. Ahora tengo los ojos en lagrimas, me carga llorar, pero por lo único que lloro es por cagadas como éstas, cuando me acuerdo de que en mi infancia erai mi modelo a seguir y ahora eres lo que más detesto. Tampoco voy a decir que siempre fuiste así, en mi niñez también me ayudabas con las tareas o pruebas, y a veces hasta el día de hoy, pero no compensa ni el 0.1% de todo el daño que me has hecho.

Un día voy a explotar en mala, te diré toda la weá – cuando sea independiente total, para evitar tener que depender de ti – y ahí sí que va a quedar la cagá, te diré todos los cagazos que te mandaste. Cuando tenga un hijo, seré la raja con él, le enseñaré todo lo que sé, todo será en torno a él, en definitiva, seré con mi hijo lo que tú nunca fuiste para mí, un padre de verdad.

Primogénito decepcionado.