¡Descubre los mas intimos secretos! y cuentanos el tuyo.
Destapa toda tu curiosidad y revela anonimamente tus secretos mas intimos, comparte con otras personas de tus mismos gustos

1847

No pensé que perdería la virginidad de esa forma..

Publicado por , Filtros: 31 - 35 años - España - Hombre

Videos Secretos Videos Secretos Videos Secretos Videos Secretos

Era un crío, tendría unos 12 años cuando nos cambiamos a ese vecindario. Los primeros días lo pase muy mal, sobre todo porque no tenía con quien jugar. Después de un par de días comencé a acercarme a los otros chavales del barrio, el primero en darme la bienvenida al grupo fue un chico que era un años mayor que yo, lo que nos hacía los mas grandes el grupo. Al poco tiempo él y yo nos hicimos muy buenos amigos, esto me facilito mucho el poder conseguir un lugar relevante dentro de la cuadrilla de chavales.

Siendo vírgenes sólo podíamos elucubrar sobre las mujeres y buscábamos en el porno las respuestas a todas nuestras dudas sobre el sexo. Hacíamos apuestas sobre cual de las chicas del barrio sería nuestra primera conquista amorosa y no era ningún secreto entre nosotros que recurríamos a la masturbación como medio de encontrar alivio a nuestras hormonas desbocadas, recuerdo que solíamos comprar revistas porno de segunda mano las que intercambiábamos cuando ya habíamos “leído” su contenido.

Ese año, aprovechando que era verano, íbamos mucho a la piscina, momento que aprovechábamos para ver a las chicas que nos gustaban en traje de baño. Casi al final de ese verano el local donde solíamos ir a nadar que era del padre de una amigo nuestro, estaba casi vacío, las pocas personas que habían llegado por la mañana ya se estaban marchando, como conocíamos al encargado este nos pidió cerrar el local antes de marcharnos porque él tenía cosas hacer. Decidimos cerrar el local y así no tener que compartir la piscina con nadie más.

Cuando nos cansamos de nadar fuimos a las duchas para quitarnos el cloro de la piscina. Mientras nos duchábamos empezamos a hablar de las chicas que días antes habíamos visto, imaginando todas las cosas que podríamos hacerles en la cama. Tanta charla desvergonzada hizo que al final me empalmara, motivo de una sonora carcajada por parte de él quien a su vez estaba empalmado también. Empecé a tocar mi pene deslizando mi mano de arriba abajo ayudado por el jabón, él hacía lo mismo, sólo se escuchaba el agua cayendo de la ducha. Él y yo nos fuimos acercando, ninguno miraba a los ojos al otro, cada vez que levantaba la cabeza para ver su cara veía la mirada fija de él sobre mi pene.

En un movimiento que pareció eterno nuestros penes se encontraron al fin uno frente al otro. Nos frotamos la punta del uno contra la del otro. Sin previo aviso él me plantó un beso en toda la boca, cosa que me cogió de sorpresa e hizo que me echara hacia atrás,  me dijo en tono que casi parecía una suplica que no pasaba nada, volvió a acercar su rostro al mío para besarme siendo esta vez correspondido por mí. Pasamos de simplemente tocar nuestros labios a comernos la boca apasionadamente mientras nuestras manos exploraban el cuerpo del otro terminando siempre en el mismo punto y haciéndolo lo mismo, acariciar la verga del otro.

Como siempre él dio el primer paso, lentamente se agachó y estando en cuclillas metió lentamente mi verga en su boca. Podría sentir su aliento caliente en mi polla, la humedad de su lengua, la forma en que hacía presión con su boca en mi verga mientras se la metía y sacaba con delicadeza de ella. Luego se puso de pie y mientras me masturbaba me beso. Deseé probar su polla así que me puse en cuclillas  e introduje su polla en mi boca.

Yo fui más audaz que él, sin decirle nada lo puse de cara a la pared situándome detrás de él, me arrodille y separé sus nalgas dejando al descubierto su culo, el cual lamí con gran deleite. Hizo un gesto para que me pusiera de pie, dándomela espalda cogió mis caderas y me llevo hacia él. Jadeante y en voz baja me dijo: “métela, suave…”. Poco a poco la fui hundiendo cada vez más en él. Mi cuerpo se estremecía con olas de espasmos de placer.

Después de un momento toda mi atención estaba puesta en culo, paré, me di la vuelta, agarré su verga colocándola en mi ano y poco a poco me eché hacia atrás, haciendo que entrara. Era una sensación extraña, me sentía empalado y el dolor no terminaba de desaparecer, comenzó a moverse penetrándome con fuerzas, a lo que respondí con un pequeño salto que él entiendo de inmediato bajando le nivel del furor con me que cogía. Al ser más delicado en sus movimientos comencé a disfrutar de la penetración. Al igual que cuando yo lo penetraba a él, sus movimientos fueron aumentando en intensidad pudiendo notar en mi ano como su verga se volvía más gruesa y como se ponía cada vez más dura, hasta que aferrado a mi llego al orgasmo.

Al terminar le preguntaba si se sentía mal por lo que había pasado y me dijo que no, me pregunto lo mismo, lo medite por un momento, pero la verdad es que no veía ningún motivo para sentirme mal. Nos terminamos de duchar y  nos fuimos a casa, en el camino hacíamos bromas sobre los ruiditos que hicimos mientras follábamos, esa fue nuestra primera vez, ya no éramos vírgenes pero ninguno de los dos había imaginado que perderíamos la virginidad de esa forma.

Al final de ese verano descubrimos una nueva forma de amistad y aunque aprovechamos cualquier oportunidad para follar nunca dejamos de ser buenos amigos, sabíamos que era solamente sexo. Después de una temporada él se hecho novia y al poco tiempo yo también, nos gustaban las chicas y entre nosotros no pasaba nada fuera de lo normal, nunca tuvimos necesidad de echar un tupido velo sobre lo que había pasado entre nosotros. Fue simplemente una etapa en nuestras vidas seguíamos siendo muy buenos amigos. Mi novia me saco de mis pensamientos preguntándome que pensaba de lo que me acaba de decirme, nada -le dije- que hayas tenido relaciones sexuales siendo adolescente con una de tus amigas no significa nada. Simplemente estabas experimentando con tu sexualidad. Ella sonrió, cerro el álbum con sus fotos de secundaria y me dio un beso. Estaba agradecida de que no la hubiera juzgado, pero quien era yo para juzgar a mi esposa.

Emmanuel

« | »

Comentarios

  1. Comentario por Addien~ el 30/01/2013

    Que gran historia, me encanto :)

  2. Comentario por Acomplejado el 30/01/2013

    k bonito…leyendo historias asi me arrepiento de haber desperdiciado mi adolescencia.

  3. Comentario por nasho el 31/01/2013

    buena historia man mmm…

  4. Comentario por elmo el 09/02/2013

    hey que locura , quisiera vivir una asi …

  5. Comentario por lino el 16/02/2016

    Harto latero, pudiste hacerlo mas breve e igual sería caliente