¡Descubre los mas intimos secretos! y cuentanos el tuyo.
Destapa toda tu curiosidad y revela anonimamente tus secretos mas intimos, comparte con otras personas de tus mismos gustos

2007

Pasados de tragos nos follamos mi vecina y yo

Publicado por , Filtros: 51 + años - Chile - Hombre

Videos Secretos Videos Secretos Videos Secretos Videos Secretos

El 1 de enero con mi vecino y nuestras señoras hicimos un asado para el almuerzo para terminar el año nuevo. Mis 2 hijos y el de él habían salido tempranito a pasar el día. Todo super bien y excelente el almuerzo, bien regado y harta carne y ensaladas, sólo que ellos se anduvieron pasando bastante en las copas y a eso de las 4 y media, mi señora se fue para nuestra casa ya que mis vecinos no tenían idea de lo que hacían y hablaban.

Mi vecino cayó raja en una mecedora y no despertaba ni a combos. Mi vecina, bastante huasqueada también, me dice que lo deje tranquilo y que mejor la ayude a ella a entrarse porque “se sentía malita”. En el dormitorio y cagá de la risa me tira un agarrón al paquete y me pregunta que cómo estoy “pa’ unos meneos ricos”. Yo estaba medio mareado pero con plena conciencia de mis actos, y como la vecina tiene su tremendo culo y sus tetas paraditas de inmediato me embalé y diciéndole que estaba listo, le subí la falda y empecé a correrle mano por todo su poto redondito.

“Menos mal que por fin te decidiste weon” me dijo y se dió vuelta agachándose para abrirme el marrueco. Por supuesto que no tenía coordinación para bajarme el cierre y tuve que hacerlo yo, pero cuando mi pico tieso y duro se asomó me lo empezó a chupar como condenada. Estaba bien curada mi vecina pero la mamada igual fue espectacular, después se reincorporó con harta ayuda mía y se tiró de espaldas a la cama subiéndose la falda y sacándose los calzones. “Ya poh, aquí te quiero ver si soy tan capo” me dijo desafiante. Rápidamente me la monto y empezamos a darle como bombo en fiesta.

Parece que con trago a uno se le pone más duro y no llega nunca al orgasmo, así que fue una cabalgata bastante larga que le dí a mi vecina. Ella al comienzo decía que “estaba más o menos no más”, pero de a poco me pedía que siguiera más y más y parecía que la cura se le iba espantando porque sus palabras sonaban menos traposas cuando decía “que rico, mmmm, me gusta, sigue, sigue” y definitivamnete se espabiló cuando llegó al orgasmo. Con las piernas levantadas y cruzadas por mi espalda, reposó un rato y respiraba profundo para recuperarse de la placentera cabalgata. Yo no había acabado y me movía suevemente entrando y saliendo de ella. “p’tas que es rico usted vecino” me dijo y fue la orden para volver a la deliciosa cabalgata en esa potranca que había recuperado sus energías y su furor.

Al rato estábamos en pelotas dándole a lo perrito como desaforados que no sentimos que el vecino entraba a la pieza que estaba oscura por las cortinas cerradas para que el humo del carbón del asado no entrara y en voz baja de curado la llamaba. Ensartadita como estaba ella simuló voz de super borracha y lo conminó a que se acostara a dormir, lo que el vecino hizo sin chistar dejándose caer al lado nuestro. Nos quedamos quietos y callados un instante hasta que la vecina me dijo que saliéramos de la pieza “pero sin salirte de mí” me pidió. Nos movíamos lentamente, para no despertar al vecino, aunque eso era muy difícil por lo curado que estaba, y porque ambos no queríamos despegarnos.

Al salir al living a la luz de la tarde pude ver a mi vecina desnudita, tostadita, es una morenaza de 48 años muy rica, con una piel muy suave y que brillaba por el sudor de la acción y el calor del día, una tetas muy ricas todavía, que por momentos se las acariciaba, y una melena aleonada que le dá un aspecto medio salvaje, sensual y erótico cayéndole por sus espaldas desnudas. La llevaba tomada de las caderas y ella iba un poco agachada. Bajamos de espaldas las escaleras, iba yo primero, y en cada escalón yo la clavaba hasta el fondo, lo que me ella me agradecía con grititos, jadeos y llegaba a crisparse de gozo.

Nos reíamos y nos movíamos bastante más de lo necesario hasta que llegamos al sofá donde nos acomodamos tranquilamente, allí nos separamos y variamos las posiciones, le chupé su conchita, muy mojada y olorosita de las cachas acaloradas que nos habíamos mandado, no sabía lo que era “una paja rusa”, le enseñé y le encantó sobre todo porque me lo chupaba al mismo tiempo y se fascinó cuando con mi pico duro le froté su clítoris acabando como 3 veces seguidas y rogándome para que se lo metiera, cosa que por supuesto hice de muy buena gana y todo culminó cuando la convencí que me prestara su culito, lo que terminó gustándole porque según ella las 3 veces que le aceptó eso a su marido siempre le había dolido mucho y esta vez hasta terminó alabando mi paciencia, suavidad y destreza al metérselo por el chico sin dolor.

Ya oscurecía cuando le dije que era mejor que me fuera y ella muy cariñosa me besaba y me decía que envidiaba a mi esposa y que ojalá su marido fuera la mitad de lo que yo había sido esa tarde y acordamos volver a encontrarnos apenas pudiéramos.

Anónimo

« | »

Comentarios

  1. Comentario por la muerte. el 03/09/2012

    De cual te fumaste ruco. Matate mejor. Ke mierda de gente.

  2. Comentario por Gregory House M.D el 04/09/2012

    y justo en ese momento despertaste. con una resaca de otro mundo.

  3. Comentario por Falseke el 04/09/2012

    wn falseke… chupalo!!

  4. Comentario por THE CHUCKIE el 18/09/2012

    ho el culio chanta, y de ahi despertaste y te estaba culiando tu perro.

  5. Comentario por andrea el 19/12/2012

    uy eso me puso caliente x que yo tmb cojiacon mi vecino me lo movia de lo mejor mientras que su esposa era monsefu yo me lo daba unas movidas que el se volvia loco por mi . lo dejaba exausto a mi vecinito , despues cojia con mi marido