¡Descubre los mas intimos secretos! y cuentanos el tuyo.
Destapa toda tu curiosidad y revela anonimamente tus secretos mas intimos, comparte con otras personas de tus mismos gustos

725

Entre mi vicio y mi familia, hay una LÍNEA de por medio

Publicado por , Filtros: 21 - 25 años - Chile - Hombre

Videos Secretos Videos Secretos Videos Secretos Videos Secretos

Soy un ávido usuario de drogas alucinógenas y estimulantes. Desde que entré a la universidad comencé mi curiosidad de las sustancias -aunque ilegales- que buscaban desmembrar los límites humanos. Tenía un trabajo de fin de semana con el que podía financiar mi consumo sin mayores problemas. Vivía sólo con mi madre en una modesta casa de cierta comuna de la capital, mi habitación estaba al fondo; podía disfrutar de mis viajes sin mayores problemas.

Ya en la secundaria había consumido ocasionalmente marihuana, pero ahora gracias a un tipo que se movía con la droga de la universidad, podía fumar un pito diario fácilmente. Además estaba apoyado por una comarca de volaos que ayudaban a montar la administración de nuestro cigarrillo de sobremesa.

Una vez al mes compraba una pequeña tableta de LSD que partía para racionalizar el uso en relación al precio. En las noches con los amigos, invitaba a mi pareja a esnifar cocaína en algún rincón. Así lo hice durante los últimos 5 años sin que mi madre pudiera detectar mí, abusivo consumo de alucinógenos y fumables. Llegaba de clases, me encerraba en mi habitación, prendía inciensos y armaba un sutil cigarrillo de marihuana que fumaba con silencio, luego volvía al rol doméstico del Hijo moderno que cumplía con compromiso.

Luego de la semana de exámenes académicos, armaba un verde festín sólo o acompañado, sin que nadie ajeno a mi confianza se enterara. Mi mensual consumo de LSD constaba de una tableta en la mañana; por la tarde, viajaba acostado en mi cama, para luego en la noche escribir sobre lo que iba viviendo. En ocasiones las cosas salían mal, cada vez que te metes algo como el LSD estás jugando a la ruleta rusa, no sabes en qué momento el infierno puede ser disparado hacía tu cráneo. En los malos viajes o en las paranoias de marihuana, trataba de mantener la calma y armonizar un poco las cosas. En ocasiones debía ser muy cuidadoso de los escándalos que se suscitaban en mi cabeza. Mi secreto nunca paso a oídos de mi familia, mantuve a raya mi comportamiento que pasó desapercibido ante los ojos inquisidores. Para nada tengo la faceta, de niño cuico que baja de Valle Nevado para tragar pastillas. Menos aún el neo hippie social-revolucionario, que fundamenta su visión reformadora con estimaciones económico-políticas. Me gusta volar alto y tomarme la vida al ritmo de una línea.

Eduardo

« | »

Comentarios

  1. Comentario por Pato el 30/07/2012

    igual tierno

  2. Comentario por Tavín el 30/07/2012

    No es que tu familia no lo haya notado, es que disimulan, porqué crees que tu mamá pica la cebolla con la tarjeta de crédito ??